Aeropuertos

Como los terminales aéreos están adaptados al flujo de carga que recibe el aeropuerto, el tamaño, los equipos de manipuleo y las edificaciones y facilidades administrativas varían considerablemente de tamaño.

Los países en desarrollo han respondido positivamente a la enrome expansión del tráfico aéreo que ha tenido lugar en los últimos años.

Los productores del petróleo, especialmente los del Medio Oriente, así como muchos otros países de Asia, América Latina y África, han ido desarrollando en las últimas décadas una importante infraestructura aeroportunaria con instalaciones sofisticadas, en la medida en que han aumentado los diversos tipos de carga de exportación de productos hortofrutícolas frescos, plantas ornamentales y animales vivos, los ha obligado a mejorar sus instalaciones, y a establecer y administrar en forma adecuada un sistema de “cadena de frío”.

Casi todos los países en desarrollo cuentan actualmente con los nuevos aviones de gran capacidad (modelos de fuselaje ancho), que requieren una infraestructura adecuada a sus características para su operación. En un futuro próximo, la congestión –que ya se percibe en aeropuertos de los países en desarrollo y, por tanto, será necesario tomar medidas para prevenir esta situación con suficiente anticipación.

El cargue y descargue de los aviones, que se lleva a cabo tanto mediante un simple montacarga o cargadores móviles, como desde un espigón de carga, constituye uno de los aspectos claves de los terminales aéreos de carga. La carga debe llegar al terminal con la suficiente anticipación a la partida del vuelo, aspecto que se vuelve crítico en el caso de los productos perecederos. Durante el periodo anterior al vuelo, la carga es pesada, marcada y provista de la documentación necesaria; luego se prepara un plan de estiba, y una guía de cargue y de distribución de carga; y por último, la carga es embarcada en el avión.

Los equipos más importantes de los terminales aéreos de carga son los equipos de transporte entre el terminal y el aeropuerto, los cuales comprenden carros, tractores y cargadores con bandas transportadas; y aquellos para manipuleo de unidades de carga unitarizasa (ULD), que comprenden remolques para contenedores y paletas, trasnportadores, carga contenedores o carga paletas para montacargas de bodega inferior o superior y paletas adecuadas. Este equipo permite el acceso directo a las puertas de los aviones de fuselaje ancho. En los países en desarrollo, el acceso al piso del avión se lleva a cabo por medio de una rampa, que es común para los aviones de carga pequeños y los de fuselaje angosto.

Existen tres tipos de terminales aéreos de carga: Los combinados para carga y pasajeros, que tienen la ventaja de contar con una administración centralizada, pero que presentan ciertas dificultades en la transferencia entre las distintas líneas aéreas; los que cuentan con una edificación separada para la carga, más eficientes en tiempo, costo y operaciones intermoales; y los que tienen instalaciones especialmente diseñadas para carga aérea, con instalaciones especializadas en el manipuleo de carga aérea. Generalmente, los aeropuertos son de propiedad estatal.

Una gran proporción de la carga aérea está compuesta de piezas pequeñas, de las cuales muchas se contenedorizan o se palitizan. No obstante, los embarques provenientes de distintos embarcadores (consignadores) son manejados por el transportador como carga suelta o como carga unitarizada para facilitar su transporte, o por un agente transitorio que presta el servicio de consolidación de cargas provenientes de distintos embarcadores.

El volumen de carga manipulada por los puertos marítimos es sin duda mucho mayor que el que manejan los aeropuertos. No obstante, en términos de valor, está claramente demostrado que los transportadores aéreos llevan una proporción mayor de carga de alto valor. Es por lo tanto indispensable contar en los terminales con un servicio de aduana expedito y medidas de seguridad educadas para desaduanar y proteger la carga en forma rápida y apropiada. Desafortunadamente sucede con frecuencia que la ventaja que representa la rapidez que caracteriza este modo de transporte se pierde a causa de las demoras en tierra, debido a ineficiencias de los terminales, a trámites lentos de aduana, etc.