LA ENERGÍA BIOMÁSICA Y CÓMO SE PUEDE APROVECHAR

Es la energía que se puede obtener de los compuestos orgánicos formados por procesos naturales.  Es lo que comúnmente se llama biomasa.

La energía de la biomasa se puede conseguir fundamentalmente:

Estableciendo determinados cultivos que puedan transformarse posteriormente en combustible.

Aprovechando residuos forestales, agrícolas y domésticos, transformándolos después en combustible (biomasa residual).

Transformando química o biológicamente ciertas especies vegetales para convertirlas también en combustible (metanol y etanol).

La biomasa residual ofrece grandes perspectivas en cuanto a su aprovechamiento energético ya que se produce de forma continua como consecuencia de la actividad humana.  La eliminación de residuos naturales constituye normalmente un problema cuya solución requiere grandes desembolsos.  El aprovechamiento energético de los residuos, además de proporcionar energía, ahorrará los costes de su eliminación, aunque no hay que olvidar que su recogida, generalmente en terrenos difíciles, implica también considerables inconvenientes.