CALIDAD EDUCATIVA

1.1. Dimensiones de la calidad educativa
Una manera de comprender lo que es calidad educativa será definiendo las dos dimensiones que Inés Aguerrondo establece; estas son:

a. Dimensión político-ideológica
Las definiciones de esta dimensión surgen a partir de los requerimientos que la sociedad demanda a la educación.

Siendo los principales la generación y distribución del conocimiento; el sistema educativo no es de calidad si no transmite conocimiento social mente valido.

Otros requerimientos que exige la sociedad son aquellos que surgen de la interrelación del sistema educativo con los demás sistemas, tales como:

EI sistema cultural demanda la formación de la identidad nacional. EI sistema educativo alimenta al sistema cultural con los valores que este reclama para constituirse como sociedad.

EI sistema político demanda la formación de valores y actitudes de lo que es una sociedad democrática, solidaria y participativa.

EI sistema económico requiere de la educación, la formación para el mundo productivo y el aporte científico para el desarrollo, es decir, formar las capacidades básicas para adecuarse al proceso productivo.

b. Dimensión técnico-pedagógica
A través de la dimensión técnico-pedagógica se activa el funcionamiento del aparato escolar, expresa en cómo se organiza y cómo es el sistema educativo.

Las dimensiones que describen lo técnico-pedagógico se agrupan en tres ejes y cada uno de estos plantea la definición de ciertos conceptos.

  1. Eje epistemológico, comprende:
  • Cómo definimos al conocimiento.
  • Cómo definimos a las áreas curriculares.
  • Cómo definimos a los contenidos de aprendizaje.
  1. Eje pedagógico, estudia:
  • Que perfil asume el educando y educador. Cómo aprende el que aprende.
  • Cómo enseña el que enseña.
  • Cómo seleccionar los materiales didácticos y metodológicos de aprendizaje.
  • Cómo evaluar los aprendizajes.
  • Cómo estructurar los proyectos pedagógicos.
  1. Eje de organización, comprende:
  • Que perfil asume el educando y educador. Cómo aprende el que aprende.
  • Cómo enseña el que enseña.
  • Cómo seleccionar los materiales didácticos y metodológicos de aprendizaje.
  • Cómo evaluar los aprendizajes.
  • Cómo estructurar los proyectos pedagógicos.

1.2 La calidad educativa y su interrelación con los sistemas de la sociedad
Lo tratado anteriormente nos indica que la calidad educativa debe ser entendida como un proceso permanente y conectada a la demanda de la sociedad, para así satisfacer los requerimientos o necesidades de cada sistema, sean estos: ideo político, culturales, económicos u otros.

1.3 Marco ideológico de la calidad educativa
En América Latina predominan los conceptos de calidad educativa formulada por las ideologías de la eficiencia de la reconstrucción social. Veamos en qué consiste ello:
La ideología de la eficiencia social se basa en la racionalidad técnica, el objetivo fundamental es el diseño de un currículo racional.
EI problema de la eficiencia hace que la preocupación central de la educación sea el control del proceso educativo y la vez del sistema en su conjunto.
Desde este diseño la construcción y eficiencia de lo racional pasa por la definición de los objetivos educacionales; estos deben ser formulados en términos de comportamiento como aptitudes y capacidades observables que deben lograr los estudiantes al concluir el grado, nivel o modalidad educativa.
La ideología de la reconstrucción social considera que la educación, y por lo tanto su calidad, esta cultural políticamente definida; el debate se centra en la demanda que distintos sectores exigen a la educación. Tiene come desarrollar en el estudiante una actitud crítica en I que comprenda y construya significados sociales.
En esta ideología curricular, la relevancia de educativo se refiere a aspectos motivacionales, es decir, aspectos emocionales que el educando manifiesta con relación al contenido, cuando lo identifica como importante la su interés. La educación incita a la persona a pensar y actuar solamente a partir de su propio interés, necesidad o dificultad. Esto implica que la conciencia es un elemental que interviene en el proceso educativo, y. solo puede ocurrir en base al saber de los estudian de cuáles son sus intereses, necesidades o dificultades.
La calidad se evalúa en razón del grado en que el sistema educativo responda a las demandas de la población.

1.4 Mejoramiento de la calidad educativa
La planificación, antes de la década del 90 se centraba en expandir los sistemas para asegurar el acceso a toda la población en edad escolar. La información acerca del sistema educativo estaba ligada a la solución de cobertura y de expansión. Por eso, la información estadística se refería a un conjunto de datos que describían la estructura del sistema, informaban de su tamaño, cobertura, los profesores y sus niveles de formación, la cantidad de alumnos, la escolaridad por niveles, la cantidad de repitentes y de egresados. En este contexto, la idea de calidad estaba estrechamente asociada a la eficiencia y rapidez con que se movilizaban recursos e interesaban los resultados en tanto número de egresados, anos que demoraron en cursar el ciclo o nivel de estudio y los costos involucrados.

La planificación de los 90 tiene como objetivo fortalecer la eficiencia para asegurar que los que han accedido al sistema educativo se beneficien con la educación que reciben. La exigencia de los tiempos actuales, por la que el interés se centra en los contenidos y procesos de la experiencia, es que la información que se obtiene debe dar cuenta de cuánto y cómo aprenden los estudiantes. Predomina la necesidad de información sobre los procesos pedagógicos, la sala de clases, la escuela, las relaciones entre profesores y alumnos, escuela y comunidad.

1.5 Principios básicos de la cultura de calidad aplicados al sistema educativo.

  • La calidad forma parte de la cultura, es decir, el hábito de hacer las cosas bien y de respetar lo que se ha acordado y establecido.
  • La calidad es un hábito porque se debe llevar a cabo todos los días de manera natural y voluntaria. Se debe ser perseverante en alcanzar la calidad.
  • La cultura de calidad debe ser entendida y aplicada par todos los que participan en la empresa educativa.
  • La calidad se exige de los demás cuando uno es el primero en hacer las cosas bien y el primero en respetar a los demás a través de sus acciones.
  • La calidad empieza con la educación y termina can la educación, porque el medio y el fin de la calidad es el desarrollo que se establece entre hombre y empresa. La calidad debe estar presente en toda acción por más simple o compleja que sea esta.
  • No basta con aprender la cultura de la calidad, es fundamental vivirla y participar en ella.

1.6 Calidad educativa y el plan de desarrollo
Los elementos del sistema educativo se dinamizan interrelacionadamente entre sí con el objeto de alcanzar los fines establecidos por la sociedad.

A dónde queremos llegar como sociedad tendrá sentido si y sólo si esto se encamina sobre la base del Plan Nacional de Desarrollo, en el cual los objetivos de la educación como parte integrante de dicho plan sean la búsqueda y ejecución permanente de la calidad educativa.

La concreción de la calidad humana demanda la atención de otros sistemas, tales como:

  • EI sistema económico; el cual tiene que ver con la aprobación de la partida presupuestal que posibilite financiar los proyectos o requerimientos del sector educativo.
  • EI sistema de los medios de comunicación; uno de los sectores poderosos que cumple la función de:
  • Culturizar o desculturizar.
  • Informar o desinformar.
  • Decir la verdad o distorsionarla.
  • Distraer sanamente o atrofiar la mente.
  • Reforzar valores positivos o valores negativos.

Los medios de comunicación forman parte de la llamada educación informal inmersa en el curriculum oculto. La interferencia con los objetivos del sistema educativo resalta cuando en vez de contribuir al desarrollo de la personalidad del educando, estimula valores negativos, mensajes cargados de violencia, pornografía y otras lacras sociales que defor­man la personalidad del niño y adolescente.

EI sistema ideopolítico establece las formas de convivencia entre las personas a través del tipo de organización e instituciones y normas jurídicas.

Lo ideopolítico define en última instancia el modelo de hombre que propugna la sociedad.

Asimismo el sistema ideopolítico puede bloquear las intenciones y logros de los fines del sistema educativo, cuando no se tiene bien definido cuál es el rol que cum pie lo ideopolítico en la construcción de una sociedad democrática, y cuando se produce distanciamiento entre lo que se dice y lo que se hace. En este caso la clase política hace todo lo contrario de lo que pregona o de lo que se sostiene en la Constitución, otras leyes y normas jurídicas.

CALIDAD EDUCATIVA CON CAUDAD HUMANA Y PROFESIONAL
11.1 Variables que inciden en la calidad humana y profesional del docente
Un elemento importante para el logro de la calidad educativa es el referido a la calidad humana y profesional de quienes laboran en la institución educativa; calidad que se manifiesta acorde a las condiciones del espacio donde se desenvolverá. Así tenemos:

a. El excelente clima institucional favorece a que desaparezcan o se reduzcan los conflictos o confrontaciones innecesarias, permitiendo que en estas condiciones salga a relucir el nivel de calidad humana y profesional del docente. AI sentirse a gusto laborando en un am­biente de armonía, volcara su sabiduría y capacidad en provecho de elevar la calidad educativa.

Un ambiente de conflicto, donde las relaciones humanas se han bloqueado, la calidad humana y profesional pierde su razón de ser, se producen interferencias en los canales de comunicación y buen entendimiento; la capacidad y la razón están cegados por la indiferencia, incomprensión, tergiversación, resentimientos y enfado, y daño a la autoestima de uno.

Para mantener o generar un clima institucional que favorezca la eficiencia laboral del personal urge seguir las siguientes pautas:

  • Desarrollar autoestima y afirmación personal, a través de una política de motivación y estimulo.
  • Crear una atmosfera de cooperación y corresponsabilidad, con una política de delegación de funciones y trabajo en equipo.
  • Solucionar problemas de comunicación mediante el dialogo, mediante políticas de comunicación y coordinación para lograr acuerdos concertados.
  • Aplicar técnicas para el manejo de conflictos, tales como:
    o Evitarlos: En ocasiones la mejor solución de los conflictos se logra evitándolos, buscando la separación o supresión del conflicto. Es preferible usar esta técnica cuando el conflicto es trivial, cuando las emociones están yendo lejos y es ne­cesario algo de tiempo para enfriarlas.
    o Adaptarlos: La intención es mantener las relaciones armoniosas, colocando las necesidades e intereses de otros sobre las propias. Esta técnica es recomendable cuando el problema no es tan importante para usted o cuando desea obtener créditos para problemas posteriores.
    o Forzarlos: EI objetivo es satisfacer las necesidades propias a expensas de la otra parte; técnica que funciona bien cuando es necesario una solución rápida sobre asuntos importantes en los que se deben tomar acciones desagradables, y cuando sea necesario comprometer a otros en su solución.
    o Concesionarlos: Para la solución del conflicto cada parte cede alga. Es una técnica óptima cuando las partes en conflicto están casi iguales en poder o cuando las presiones de tiempo exigen una solución oportuna.

b. Materializar la calidad humana y profesional de un docente pasa obligatoriamente por la solución del problema económico del maestro, nadie tiene el derecho de exigirles más de lo que puede dar, ya que su remuneración no satisface las necesidades básicas del mismo. Sin embargo, por la vocación que lo caracteriza, el sueldo lo distribuye para los gastos de la canasta familiar y can gran sacrificio para el pago de las capacitaciones y la compra de material bibliográfico.

11.2 Calidad educativa con desarrollo humano
Para que se produzca calidad educativa las políticas socioeconómicas de un país deben atender prioritariamente los índices de Desarrollo Humano de la población, específicamente de los docentes, padres de familia y estudiantes. Puede desafiarse un excelente proyecto de mejoramiento de la calidad educativa, mas no sabemos si responderá satisfac­toriamente al ser aplicado, por causa de las condiciones de vida de los agentes educativos participantes, urge entonces articular:

Crecimiento Económico + Desarrollo Humano + Calidad Educativa

Sucede que el crecimiento económico no se traduce en la mejora del Desarrollo Humano, afectando la capacidad de los agentes involucrados en la ejecución del proceso de la calidad educativa.

De acuerdo al informe 1991, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano, se plantea que “EI desarrollo económico debe ser: el desarrollo de las personas, por las personas y para las personas” es decir:

a. Desarrollo de las personas: Cada sociedad debe inver­tir en la educación, la salud, la nutrición y el bienestar social de sus miembros para que estos puedan desempeñarse can aptitudes en la vida económica, política y social del país. EI desarrollo de las personas resulta un factor decisivo para el éxito económico.
b. Desarrollo por las personas: A través de estructuras apro­piadas para la toma de decisiones, las personas deben participar plenamente en la planificación y aplicación de las estrategias de desarrollo. Estas estrategias han de ofrecer suficientes oportunidades para el crecimiento del ingreso y del empleo con el fin de facilitar el uso adecuado de las capacidades profesionales y la explicación completa de la creatividad personal.
c. Desarrollo para las personas: EI desarrollo debe satis­facer las necesidades de cada persona y ofrecer oportunidades para todos. Solo así el desarrollo estará verdaderamente orientado hacia el ser humano.

11.3 Resistencia al cambia hacia una cultura de calidad
El ser humano es el actor principal que con sus valores, actitudes, virtudes y defectos pondrá en ejecución las estrategias de la calidad. En el caso de los docentes, estos se carac­terizan por poseer un conjunto de valores inculcados por el entorno familiar, el ámbito social y por la formación recibida en la universidad o instituto pedagógico, conduciéndoles en el modo de comportarse y en el estilo de su práctica pedagógica.

EI bagaje de valores y actitudes del docente es traslada­do al centro de trabajo, el cual influirá en la formación de los educando. Un docente con valores y actitudes positivos permitirá favorablemente el desarrollo de la personalidad del educando, en una relación de respeto y entendimiento con los estudiantes y padres de familia.

EI docente siempre será el modelo, ejemplo a seguir por los estudiantes, porque su presencia gravita en el logro de aprendizajes de tipo actitudinal, aunque se diga que los educandos, con el nuevo enfoque del constructivismo, no necesariamente deben seguir modelos establecidos, puesto que ellos construyen sus propios aprendizajes.

Estudios realizados por la psicología del aprendizaje nos indican que una de las forma de aprendizaje, incluido el de los valores, se produce a través de la imitación.

Veamos, a continuación, las actitudes negativas de los agentes educativos que se resisten al cambio de la cultura de calidad, desfavoreciendo se propicie un clima institucional positivo, que estimule la acción pedagógica centrada principal mente en el proceso de aprendizaje.

Anti-perfiles de los actores educativos
Los anti-perfiles consideren en las características personal profesional y de acción pedagógica de los actores educativos que no favorecen en optimiza la calidad educativa.
a. Autoridades de los órganos superiores
Es costumbre que el partido o movimiento político que administra el Estado, designe, como Ministro de Educación a una persona de su confianza pero que no necesariamente reúne las competencias profesionales de pedagogo. Nos preguntamos si entenderá la complejidad del problema educativo cuya solución demanda capacidad intelectual, manejo del lenguaje educativo y experiencia, que le permita comprender el fenómeno educativo.

Qué decir de los órganos descentralizados del Ministerio de Educación, sean las Direcciones Regionales de Educación o las Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL), pues siguen con las mismas observaciones señaladas anteriormente. De acuerdo a la jerarquía de los cargos jefaturales cada quien coloca a su gente, lo importante para ellos es la fidelidad con el jefe y la obsecuencia con el partido o movimiento político. Pasa a un segundo plano la capacidad y preparación de los jefes y especialistas. Cada cambio de Director de la Dirección Regional de Educación o de la UGEL significa cambio de jefes, y por ende movimiento de personal.

Los profesores, con la tolerancia que les caracteriza, tienen que soportar la ineptitud de estas personas. Suele escucharse en los docentes decir: «que antes de aprender de los especialistas, ellos aprenden de nosotros; solo saben entorpecer el trabajo pedagógico. Como se observa no existe continuidad en la gestión y en el estilo de conducción. Se puede encontrar a profe­sionales que gestionan eficientemente la institución; sin embargo, por un asunto político partidario se les re­mueve del cargo.

b. El educando
Los perfiles del educando son producto del ambiente familiar y social, en consecuencia, tenemos las características siguientes:

  • La presencia de estudiantes indiferentes a los es­tudios y desgano por superarse intelectualmente, viven el momento y carecen de una visión de futuro con respecto a su vida.
  • Alumnos que al no tener estabilidad económica se dedican el mayor tiempo al trabajo o en todo caso dejan de estudiar.
  • EI ambiente familiar no es propicio para motivar al estudio, es decir, no existe un modelo familiar con actitudes intelectuales.
  • En la familia y en la escuela se ensena a pensar convergentemente, significa el uso de la razón y la memoria, se deja a un lado el desarrollo del pensamiento divergente que tiene que ver con el pensamiento intuitivo, creativo o innovador.

c. EI docente

  • La presencia de los profesores indiferentes, que no se conmueven ni se emocionan con los éxitos de los alumnos y de la institución educativa. Son apáticos, les da igual que ganen o pierdan. Por eso, no participan con entusiasmo en las diferentes actividades que programa la institución educativa, y si lo hacen es por cumplir y quedar bien ante la autoridad y mirada de los demás docentes. Su labor discurre apresuradamente al compás del tiempo.
  • Docentes increativos, que no hacen funcionar el hemisferio derecho del cerebro o son flojos de pensar, pues incorporan sin previa estudio las propuestas de innovación pedagógica proveniente de las instancias superiores.
    Dichos docentes están a la espera de los planes y programas de estudio que emite el Ministerio de Educación para ser transcritos al pie de la letra al momento de elaborar la programación curricular. La idea es ahorrar tiempo y reducir el desgaste de energía producto del trabajo intelectual. Por consiguiente no se diversifica y flexibiliza la programación curricular.

d. EI director
Se ha capacitado al Director para que asuma el rol de líder, gerente de la institución educativa, ha asimilado el marco teórico y sus estrategias de ejecución; sin em­bargo, al ser aplicado se enfrenta a las siguientes dificultades:

  • Clima institucional extremadamente conflictivo entre los agentes educativos, formándose grupos de confrontación.
  • Agentes educativos que se resisten a la cultura de cambio.
  • APAFAS que obstaculizan las decisiones provenientes del personal directivo.

e. Los trabajadores
Los trabajadores de las instituciones educativas, sean administrativos o de servicio, están siempre ala espera que el jefe les dé órdenes y este observando; son pocos los que cumplen cabalmente por iniciativa y entusiasmo con sus funciones y tareas encomendadas.

Si el jefe no está presente, ellos están en pleno descanso, preocupados por la hora de salida.

Qué decir de los trabajadores que quieren congraciarse con el jefe, entonces se convierten en agentes de información, comunicándoles detalladamente lo que sucede en el trabajo e inclusive, mal informando al compañero, el asunto es “ganárselo” al jefe para luego solicitar favores, como; permisos, justificaciones de tardanzas y faltas o no cumplir con el trabajo. Esta situación crea división, resentimiento y enfrentamiento entre los trabajadores, creando un clima de malestar en la institución educativa.

f. Los padres de familia
Los padres de familia equivocadamente piensan que el único responsable en la educación de sus hijos es la institución educativa, sin entender que esto corresponde en gran medida a ellos mismos. Es en el hogar donde se inicia el aprendizaje de valores y actitudes, la forma de comunicación, concebir el mundo, la manera de entender los problemas y de involucrarse en su solución.

Esos padres de familia matriculan a sus hijos y no asisten a la institución hasta la fecha de entrega de las libretas de nota a fin de año. Se repite de ano, pobre de él, es castigado, sancionado. Estos padres entienden que las bajas o desaprobadas calificaciones no es culpa suya sino por descuido del hijo.

La ausencia del padre o apoderado en acercarse al centro educativo para ser informado del rendimiento académico y comportamiento académico y comportamiento del hijo se debería a dos razones: primero, el padre no le interesa la educación del hijo, lo ha puesto a estudiar por una cuestión de costumbre que hay que cumplir; y segundo, por efecto de la situación económica familiar, ambos cónyuges trabajan y no disponen de tiempo para acercarse a la institución, aunque buscan la forma de estar informados del rendimiento del hijo.

En una sociedad mercantilista donde todo se compran y venden, los padres también juegan un rol, se convierten en ofrecedores: para que el hijo no repita de grado deciden pagar o dar otra prebenda, y si el docente no tiene calidad moral aceptará.

11.5. Perfiles de los actores educativos
En contraposición a los antiperfiles, los actores educativos deben asumir perfiles que favorezcan a la optimización de la calidad educativa, proponemos:

a. Autoridades de los órganos superiores
Gestionar el órgano rector del Ministerio de Educación debe ser la labor de un pedagogo que reúna las compe­tencias profesionales, calidad humana y muestre idoneidad comprobada, cuyas capacidades es producto de su formación intelectual pero también de la vasta expe­riencia al haber trajinado por las aulas y desempeñando cargos administrativos.
b. El educando
• Expresa un espíritu de superación y está motivado para crecer intelectual y moral mente.
• Muestra capacidad para construir sus conocimientos aplicando estrategias de estudio y aprendizaje.
• Asume con firmeza la resolución de problemas y dificultades en el proceso de aprendizaje.
• Posee una visión de futuro, sabe lo que quiere en la vida, y se esfuerza para alcanzar los objetivos y metas trazados.

c. EI docente
• Expresa entusiasmo, voluntad, iniciativa y creatividad durante su praxis pedagógica.
• Muestra a través de su labor profesional y actitudes personales haberse involucrado al logro de la misión y visión institucional.
• Aporta ideas constructivas y forma parte de la solución del problema.
• Presta atención e interés al aprendizaje del educando y es un orientador en la solución de las dificultades de aprender.
• Responde oportunamente las inquietudes e inte­rrogante de los alumnos asumiendo la función de orientador.
• Genera durante el proceso de aprendizaje las con­diciones para reforzar la autoestima del educando.
• Impone su personalidad por su calidad de perso­na y ética profesional.
• Irradia empatía, energía positiva y está presto a trabajar en equipo.

d. EI director
• Asume un liderazgo de tipo transformacional que encamina al cambio de mentalidad de los agentes educativos hacia una cultura de calidad.
• Muestra tolerancia y firmeza en la toma de deci­siones de carácter administrativo y pedagógico.
• Sistematiza las experiencias de los docentes a través de los proyectos de innovación e implementación.
• Resuelve en el momento debido los problemas con la seriedad y objetividad requeridas.
• Comparte en equipo la solución de problemas em­pleando para tal fin diversas técnicas modernas.
• Propicia un clima institucional adecuado a través de sus actos y actitudes con las personas. Maneja sus emociones, pasiones y trata con respeto y equidad a los agentes educativos.

e. Los trabajadores
• Cumple con su labor, incluso más de lo que demandan sus funciones de trabajo.
• Muestra actitudes de desprendimiento e iniciativa durante su trabajo y no espera que el jefe le ordene.
• Sobresale por la calidad de trabajo que hace y no por su amistad o fidelidad al jefe.
• Integra los equipos de trabajo, aporta ideas y se involucra en la solución de los problemas que afecta a la institución educativa.
• Muestra capacidad y una autoestima fortalecida participando en las diversas actividades que la institución educativa le solicite.
• Tiene claridad de la visión y misión del centro educativo, contribuye al logro de esta a través de su trabajo y actitudes de persona.
• Está presto a capacitarse permanentemente y aplicar lo aprendido en los quehaceres del trabajo.

f. Los padres de familia
• Da prioridad a la educación de sus hijos antes que otras actividades
• Asume una actitud de amigo con sus hijos, se integra y comparte la responsabilidad de su educación.
• Participa activamente con ideas y acciones en la solución de los problemas que aqueja el centro educativo.
• Asiste a las reuniones que convoca el centro educativo y acepta con desprendimiento la responsabilidad que se le encomienda.
• Integra con entusiasmo los equipos de trabajo para formular el Proyecto de Desarrollo Institucional y otras tareas que se le designa.

Personalidad de los agentes educativos
Uno de los elementos que perturba el logro de la calidad educativa es la personalidad conflictiva de los agentes educativos, específicamente docentes y trabajadores de otras aéreas.

Identificar los tipos de personalidad que les caracteriza permitirá saber cómo tratarlos y acercarse a ellos, agrupándose de la manera siguiente:

• Explosivos: Estas personas estallan cada vez que se sienten amenazadas y tienen una fuerte necesidad de probarse así mismas. Tienen todas las respuestas y no les gusta recibir sugerencias. Si creen que otros quieren truncar sus planes, se irritan e impacientan. Cómo actuar cuando ya han explotado: Espere a que recobren la calma, luego admita que los entiende y explíqueles que las opiniones de los demás deben también ser consideradas.
• Agresores: Intimidan a otros para lograr sus objetivos. A menudo, avergüenzan a sus colegas.
Cómo actuar: Enfréntelos, pero no se oponga radicalmente a sus aseveraciones. Anticípese y respóndales de la forma menos esperada por ellos. Cuando opine, hágalo enfáticamente. No pelee con ellos porque reaccionan mal.
• Quejosos: Reclaman constantemente y no hacen ningún esfuerzo por mejorar. Tratan de parecer inocentes y sin culpa, si ignoramos sus opiniones protestan más. Cómo actuar: Escúchelos con atención y paciencia e involúcrelos en la solución de los problemas y actividades.
• Hostigadores: Atacan directa o indirectamente a sus colegas e intentan que estos últimos aparezcan como adversarios del jefe u otros superiores.
Cómo actuar: No permita que la conversación gire en torno a temas extra laborales.
• Envidiosos: Consideran que deberían tener todo lo que otros poseen. Reniegan y evidencian su malestar cuando el colega se supera intelectual y económicamente o es reconocido por la magnífica labor que desempeñan. Como actuar: La mejor manera de tratarlos es conversar con ellos amigable y profesionalmente.

11.7 Sociedad, institución educativa y valores
Siendo la institución educativa la que centraliza los problemas sociales y económicos que viven los hogares, como: hijos abandonados, niños y jóvenes que trabajan y estudian para aportar con la economía familiar, etc. esto incide en el nivel de comportamiento y rendimiento académico del estudiante. Lo que se produce en la institución educativa es la síntesis y reflejo de lo que sucede en el país.

Las instituciones educativas viven el drama de la indiscipli¬na de los educando, alimentada par la pérdida de valores, actitu¬des de violencia, consumo de droga, formación de pandillas.

Enfrentar esta situación pasa necesariamente por el replanteamiento de la función que deben cumplir los medios de comunicación, la cual es fomentar valores y actitudes positivas. Pasa por la estabilidad económica de los hogares a efecto de salir de la indigencia y pobreza en que viven las familias, y así tener la seguridad de un porvenir para sus hijos. Así también por la forma de actuar de los hombres que gestionan las instituciones públicas del Estado, la cual debe estar enmarcada en un patrón de comportamiento, de respeto a las personas y de cumplimiento del orden legal.

Los antivalores predominantes en la sociedad contribuyen negativamente a la formación de la personalidad del educando. De manera que nos preguntamos en qué medida hará efecto el esfuerzo del profesor al hablar entre las cuatro paredes del aula sobre valores éticos y normas de convivencia y comportamiento, si el ambiente social está contaminado de valores y actitudes negativas, como: violencia, injusticia, coimas, irrespeto a las normas legales, pornografía, etc., los cuales son aprendidos en el menor tiempo por los educando.