Gestión de recursos materiales

De acuerdo al constructivismo pedagógico, los materiales educativos deben ser construidos y elaborados por el docente, quien actúa seleccionando, reuniendo y elaborando; también, los alumnos asumiendo responsabilidades, elaborando, cuidándolos, ordenándolos y sobre todo, usándolos en actividades libres, actividades de inicio, actividades de adquisición y construcción de aprendizajes, actividades de afianzamiento y de avaluación.

Luego de abordar aspectos conceptuales sobre los materiales educativos, podemos tomar como referencia una definición, la cual n os parece más acertada. Cuando se expresa que el material educativo es un medio que sirve para estimular y orientar el proceso educativo, permitiendo al alumno adquirir informaciones, experiencias, desarrollar actitudes y adoptar normas de conducta de acuerdo a los objetivos que se quieren lograr.

De igual modo la utilización de los materiales educativos por parte del docente permite a los alumnos: establecer relaciones interactivas, cultivar el poder de observación, cultivar el poder de observación, cultivar el poder de exposición creadora, cultivar el poder de comunicación, enriquecer sus experiencias, favorecer su comprensión y análisis del contenido y desarrollar su espíritu crítico y creativo.

Buen ambiente de aprendizaje

Buenos materiales de aprendizaje ciertamente apoyan el aprendizaje construccionista. Pero no constituyen toda la historia igualmente importante en el ambiente de aprendizaje o el contexto social en el cual tiene lugar la construcción del conocimiento.

De nuevo la teoría del construccionismo sostiene que el aprendizaje ocurre en forma más poderosa cuando los estudiantes están comprometidos en construir productos que tengan significado personal.

Pero una persona no puede dictar lo que es personalmente significativo para otra persona. Aquí es donde entra en juego el hecho de escoger. Entre mayores opciones sobre qué construir o crear, mayor compromiso e inversión personal pondrá en la tarea y entre más pueda un estudiante relacionarse o conectarse con la tarea, mayores las probabilidades de que el nuevo conocimiento se conecte con su conocimiento pre existente, esto es lo Piaget quiso decir con la frase “asimilación de conocimiento” más aún estos elementos de conexiones personales y compromiso pueden servir para que la experiencia de aprendizaje sea profunda, significativa y perdurable.

Otro factor influyente es la diversidad de estilos que significa que no existe una manera correcta de crear productos significativos. Por ejemplo, hay algunos que prefieren planear lo que quieren hacer, otras personas prefieren trabajar sin un plan establecido y en cambio se embarcan en una especie de diálogo con su construcción.

A los primeros se los llama planificadores y a los segundos experimentadores, ambos estilos son ampliamente válidos y deben ser aceptados y respetados. Muchos niños tienden a ser planificadores y las niñas experimentadoras.

Más aún un buen ambiente de aprendizaje debe ser amigable, acogedor y estimulante, sobre todo debe estar libre como debe ser posible. La creatividad no puede estar sujeta al reloj. Debe haber tiempo para reflexionar, para hablar, para caminar, para investigar.

Organización de los materiales didácticos

La organización del aula debe responder a la necesidad de actividad y movimiento que tienen los niños, lo que demanda distribuir y racionalizar adecuadamente los espacios dentro y fuera del aula para lograr mayor amplitud y funcionalidad de los mismos.

El ordenamiento de los materiales dará como resultado el agrupamiento de estos según su uso, de donde surgen de manera natural, áreas, zonas y rincones de juego, los cuales ofrecen al niño mayor seguridad y posibilidad de independencia con relación al adulto, así como mayor control sobre el mundo que les rodea.

Los espacios seleccionados para organizar los materiales deben disponerse de modo que los estudiantes puedan moverse con libertad y elegir por ellos mismos los objetos, esto facilita su manipulación de manera independiente y la práctica cotidiana de orden y limpieza.

Clasificación de los materiales didácticos

Materiales impresos: libros de texto, de lectura, de consulta (diccionarios, enciclopedias), atlas, monografías, folletos, revistas, boletines, guías.

Materiales de área: mapas de pared, materiales de laboratorio, juegos, aros, pelotas, potros, maquetas, acuario, terrario, herbario, bloques lógicos, murales.

Materiales de trabajo: cuadernos de trabajo, carpetas, fichas, lápiz, colores, bolígrafos.

Materiales del docente: leyes, disposiciones oficiales, Resoluciones, PEI, PCC, guías didácticas, bibliografías, programaciones, unidades, sesiones.

Características de los materiales didácticos

Al respecto Rodríguez Cancio (2004) manifiesta lo siguiente:

Facilidad de uso: si es controlable o no por los profesores y estudiantes.

Uso individual o colectivo: si se puede utilizar a nivel individual, pequeño grupo, gran grupo.

Versatilidad: adaptación a diversos contextos: entornos, estrategias didácticas, alumnos.

Abiertos: permitiendo la modificación de los contenidos a tratar, que promueven el uso de otros materiales (fichas, diccionarios) y la realización de actividades complementarias (individual y en grupo cooperativo).

Proporcionar información: prácticamente todos los medios didácticos proporcionan explícitamente información: libros, vídeos, programas informáticos.

Capacidad de motivación: para motivar al estudiante, los materiales deben despertar y mantener la curiosidad y el interés hacia su utilización, sin provocar ansiedad y evitando que los elementos lúdicos, interfieran negativamente en los aprendizajes.

Adecuación al ritmo de trabajo de los niños, los buenos materiales tienen en cuenta las características psico-evolutivas de los alumnos a los que van dirigidos (desarrollo cognitivo, capacidades, intereses, necesidades y los progresos que van realizando.

Estimularán el desarrollo de habilidades metacognitivas y estrategias de aprendizaje en los alumnos que les permitirán planificar, regular y evaluar su propia actividad de aprendizaje, provocando la reflexión sobre su conocimiento y sobre los métodos que utilizan al pensar. Ya que aprender significativamente supone modificar los propios esquemas de conocimiento, reestructurar.

Funciones de los materiales didácticos

Los materiales didácticos deben estar orientados a un fin y estar organizados en función de los criterios de referencia del currículo. El valor pedagógico de los medios, está íntimamente relacionado con el contexto en que se usan más que en sus propias cualidades y posibilidades intrínsecas.

La inclusión de sus materiales didácticos en un determinado contexto educativo exige que el profesor o el equipo docente correspondiente tengan claros cuáles son las principales funciones que pueden desempeñar los medios en el proceso de enseñanza aprendizaje, señalamos las diversas funciones de los medios, según Milagros A. Concepción Calderón (2009)

Innovación: cada nuevo tipo de materiales plantea una nueva forma de innovación. En unas ocasiones provoca que cambie el proceso, en otras refuerza la situación existente.

Motivación: se trata de acercar el aprendizaje a los intereses de los niños y de contextualizarlo social y culturalmente, superando así el verbalismo como única vía.

Estructuración de la realidad: al ser los materiales mediadores de la realidad, el hecho de utilizar distintos medios facilita el contacto con distintas realidades, así como distintas visiones y aspectos de las mismas.

Facilitadora de la acción didáctica: los materiales facilitan la organización de las experiencias de aprendizaje, actuando como guías, no solo en cuanto nos ponen en contacto con los contenidos, sino también en cuanto que requieren la realización de un trabajo con el propio medio.

Formativa: los distintos medios permiten y provocan la aparición y expresión de emociones, informaciones y valores que transmiten diversas modalidades de relación, cooperación o comunicación.