DERECHO DEL CONSUMIDOR

INTRODUCCION

En las sociedades contemporáneas, el mercado se ha convertido en una institución central como instrumento de gran utilidad para el intercambio de bienes y servicios en muchas áreas de la vida económica y social. Sin embargo, el análisis de las relaciones entre oferta y demanda, y en concreto entre productores y consumidores, es motivo de controversia.

Así, la soberanía del consumidor, considerada como el principio rector de las relaciones de mercado, establece, de un lado, que la capacidad de elección y compra de los consumidores viene exclusivamente determinada por sus gustos y preferencias, así como por su capacidad de demanda es decir, por los recursos que poseen para adquirir bienes y servicios-, y de otro, que los productores se limitan a ofrecer sus bienes en el mercado procurando satisfacer las demandas de aquéllos.

El consumerismo puede considerarse como la dimensión pública de la relación que mantiene la ciudadanía con la defensa de sus derechos como consumidores. El consumerismo y las actitudes y comportamientos ligados a él y el debate que genera- podrían considerarse, por tanto, como un asunto público, de tal modo que su distribución en la población estén influidos por factores de diferente naturaleza. Así, puede pensarse que la extensión e intensidad del consumerismo esté influida por la posición de los ciudadanos en la estructura social, dado que los procesos de desigualdad distribuyen de modo diferente los recursos y oportunidades que aquéllos poseen para acceder al debate público y actuar con respecto a él; en este sentido, cabe distinguir incluso entre un centro y una periferia en lo que a posesión de recursos se refiere. Asimismo, cabe suponer la influencia de la cultura política de los ciudadanos, es decir, sus orientaciones afectivas, cognitivas y evaluativos respecto al sistema político, en general, y a los asuntos públicos, en particular; en este mismo ámbito de la cultura habría que añadir que, además de un asunto público, el consumerismo es también una tendencia emergente en el actual sistema de valores de los países occidentales, por lo que puede verse como un nuevo eje axiológico en el marco del cambio social y cultural que tiene lugar en esos países.

CAPITULO I

EL CONSUMERISMO

1.1. HISTORIA DEL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMDOR

El comportamiento del consumidor no supuso una materia de estudio realmente importante e independiente hasta la segunda mitad de los años 60, cuando la óptica del marketing sustituyó al enfoque de las ventas en la empresa.

El comportamiento del consumidor ha surgido a la sombra de otras disciplinas como la psicología (estudio del individuo), la sociología (estudio de los grupos), la psicología social (la forma en que un individuo se interrelaciona dentro del grupo), la antropología (influencia de la sociedad sobre el individuo), y la economía.

La razón que impulsó el estudio del comportamiento del consumidor fue la de proporcionar un instrumento que permitiese prever cómo reaccionarían los consumidores a los mensajes promocionales y comprender los motivos por los que se toman las decisiones de compra. De esta forma se podrían elaborar unas estrategias comerciales que influyeran en la conducta de los consumidores.

 Con anterioridad a los años 60 puede hablarse de una primera etapa que discurre entre 1930 y 1950 en que se desarrollan algunas investigaciones de naturaleza empírica, privadas, de empresas que desean conocer los resultados de sus propias decisiones, siguiendo planteamientos de mercados y apoyadas fundamentalmente en las técnicas de investigación motivacional.

 Después de la Segunda Guerra Mundial en casi todos los países los objetivos del marketing eran las ventas en grandes cantidades de productos poco diferenciados. La estrategia que operaba en las organizaciones era la de la producción, puesto que los consumidores estaban más interesados en obtener el producto en sí que algunos de sus atributos. Sin embargo, las pautas de consumo han cambiado radicalmente; los consumidores buscan ahora cuando compran conseguir la máxima calidad y diferenciación en sus productos. La óptica de producción, y posteriormente la de ventas, que procuraba colocar toda la producción en el mercado, han dado lugar a una perspectiva orientada al marketing, al consumidor. El producto se adapta tan bien a las preferencias y necesidades de los consumidores, que se vende por si solo.

La década de los 50 es de carácter formativo por cuanto la investigación comienza a centrarse mucho más en concreto en el individuo. Se intensifican los esfuerzos por explicar la problemática de elección de marca y por proporcionar explicaciones de comportamiento a partir del entorno social del consumidor. En esta línea son muy relevantes los resultados obtenidos por importantes escuelas de psicología social como las de Katona y Lazarsfeld.

         En el inicio de los 60 el comportamiento del consumidor empieza a ser estudiado en sí mismo; es la etapa de identificación de la disciplina. Son años en que aparecen propuestas teóricas parciales entre las que pueden destacarse las de Howard (1963), y Kuehn (1962) relacionadas con el aprendizaje, la de Kassarjian (1965) sobre la personalidad, la de Bauer (1960) relacionada con el riesgo percibido, la de Geen (1969) acerca del fenómeno y procesos perceptivos, la de Day (1969) en torno a los grupos referenciales, o la de Wells (1966) acuñando el concepto de estilo de vida.

La base teórica de los 60 produjo en la década siguiente una preocupación por dotar de una estructura teórica global a la disciplina.

         La primera corriente que desarrolló el concepto del comportamiento del consumidor se conoce como modernismo o positivismo. Esta teoría parte de una perspectiva administrativa. Se desea saber la forma en que el consumidor recibe, almacena y utiliza la información sobre el consumo. Así, se pueden conocer las pautas de su consumo, e influir sobre él

Para el positivismo los individuos son racionales, toman las decisiones después de ponderar las alternativas. Además, el motor del comportamiento del consumidor puede ser identificado e influenciado por las estrategias de mercadotecnia.

Las investigaciones sobre el mercado tienen como objetivo predecir, y  hay una gran separación entre el investigador y el individuo.

Más adelante, el estudio del comportamiento del consumidor ha ido interesándose más por comprender mejor su comportamiento de consumo desde las razones que subyacen en la conducta. Este enfoque se conoce con el nombre de interpretativismo, postmodernismo o experiencialismo.

Se cuestionan las suposiciones del positivismo, puesto que una perspectiva ordenada y racional de los consumidores niega el complejo mundo social y cultural en que vivimos. El interés no se apoya tanto en el acto de compra, sino en el de la toma de la decisión de comprar o no, y consumir. En la conducta de consumo se incluyen muchos aspectos subjetivos del comportamiento del consumidor como las emociones, el estado de ánimo, la personalidad, necesidades, e incluso el placer sensorial que proporcionan ciertos productos y servicios. Se considera que cada acto de compra es único, por el gran número de factores que se combinan en el momento de tomar la decisión de compra. El objetivo por tanto es la comprensión del individuo, lo cual implica una relación interactiva entre investigador y consumidor.

         En la última década el desarrollo más avanzado de esta disciplina se viene dando en Estados Unidos. Desde una perspectiva empresarial el consumidor se ha convertido en el elemento fundamental del desarrollo de estrategias y esto ha hecho que las organizaciones empresariales se preocupen por desarrollar investigaciones de mercado tendentes a aproximarse lo más posible al conocimiento y la comprensión de los problemas de consumo de los individuos a fin de elaborar bienes y servicios muy próximos a sus necesidades. Un porcentaje mayoritario de los estudios de mercado que realizan internamente o encargan externamente las empresas norteamericanas se orientan específicamente a profundizar en aspectos relativos al comportamiento de los consumidores. Esta situación ha producido el desarrollo de asociaciones y de vehículos de información correspondiente. En este sentido, citar la Asociation for Consumer Research, como la más importante asociación mundial.

En la vertiente académica, la materia se encuentra presente en la mayor parte de los planes de estudio de las principales universidades. La situación en nuestro país no es tan satisfactoria. En el área empresarial la temática del comportamiento del consumidor empieza a interesar pero no de forma tan relevante como en la empresa norteamericana. Institucionalmente empieza a cobrar importancia ahora. Hasta 1975 no se crea el Instituto Nacional del Consumo como órgano técnico al servicio del consumidor en general y la legislación española requiere todavía de importantes actualizaciones.

1.2. DEFINICIÓN DE COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

El concepto de comportamiento hace referencia a “aquella actitud interna o externa del individuo o grupo de individuos dirigida a la satisfacción de sus necesidades mediante bienes y servicios.

Aplicándolo al marketing, definimos el comportamiento del consumidor como el proceso de decisión y la actividad física que los individuos realizan cuando, buscan evalúan, adquieren, y usan o consumen bienes, servicios o ideas para satisfacer sus necesidades.

Sin embargo, el estudio del comportamiento del consumidor va más allá del simple comportamiento individual. Un individuo o grupo de individuos puede influir en la percepción acerca de un producto o en la toma de decisiones sobre otro.

Este proceso de decisión, como ya se ha mencionado, puede constituir un proceso complejo o simple dependiendo del grado de importancia del objeto en cuestión para el consumidor. Pero, en cualquier caso, implica una secuencia que comienza con la detección de una carencia, el reconocimiento de una necesidad, la búsqueda y selección de alternativas, la decisión de compra y la evaluación posterior.

Por otra parte, el estudio de esta disciplina nos lleva a analizar qué compran, por qué lo compran, cuándo lo compran, dónde lo compran, con qué frecuencia lo compran y con qué frecuencia lo usan.

Para la comprensión del concepto global de comportamiento del consumidor, se van a analizar los distintos factores que influyen en los individuos, tanto externos (economía, grupos sociales en los que se insertan o cultura), como internos (percepción de la publicidad, motivaciones, o aprendizaje de experiencias consumo anteriores), y la forma en que se entrelazan en su estructura de decisión.

Tomando como ejemplo el ordenador personal. ¿Qué tipo de ordenadores compran los consumidores (ordenador personal, portátil, mainframes); qué marca (marca reconocida internacional, sin marca); por qué lo compran (para trabajar, aprender, jugar); dónde lo compran (en tiendas Mensaje basado en la definición del especializadas de informática, grandes comportamiento del consumidor almacenes, a distribuidores de la marca); con qué frecuencia lo usan (todos los días, una vez a la semana); con qué frecuencia lo compran (cuando sale un nuevo modelo al mercado, cada 5 años).

1.3. ELEMENTO PRINCIPAL: EL CONSUMIDOR

Cuando se trata de definir el término consumidor, es necesario diferenciar los conceptos implícitos en el mismo, puesto que de su delimitación dependen las políticas de comunicación empleadas.

Por una parte vamos a distinguir entre cliente y consumidor (o lo que es lo mismo, comprador y usuario), y entre consumidor personal y organizacional. Cliente y consumidor suelen considerarse como un término sinónimo, sin embargo, a efectos de marketing, es importante la distinción entre estos dos conceptos, pues puede implicar el establecimiento de distintas políticas comerciales para cada uno de ellos.

1.3.1.  Cliente:

Es quien periódicamente compra en una tienda o empresa.  Puede ser o no el usuario final.

1.3.2. Consumidor:

Es quien consume el producto para obtener su beneficio central o utilidad.

Puede ser la persona que toma la decisión de comprar.

Puede observarse de forma clara esta diferencia en el caso de una mujer que regala a su marido un frasco de colonia. La esposa se asocia con el cliente, sin embargo, ella no va a ser la usuaria final, sino el marido, identificado como consumidor.

         En la elaboración de las políticas de distribución y de comunicación que persiguen unos objetivos de ventas a corto plazo, el protagonista del mensaje será el cliente, puesto que es a quien tienen que convencer de que el bien o servicio en cuestión va a satisfacer las necesidades del consumidor. Para este efecto, se desarrollan unas determinadas características y atributos para ese bien que se dirijan a satisfacer al consumidor, quien va a tener la oportunidad de comprobar su calidad posteriormente. En el contexto del marketing de masas, sería coherente orientar todos los esfuerzos al cliente, pero en el enfoque actual es prioritaria la orientación hacia las preferencias del usuario final, lo que puede conducir a una continuidad en el consumo en el futuro, es decir, la fidelización de la persona. Por tanto, en muchos casos, los esfuerzos promocionales y publicitarios se dirigen en muchos casos a ambos, comprador y usuario.

         Por otra parte, el término consumidor no sólo abarca a los individuos que compran a título personal, sino que también se incluyen los individuos que compran en nombre de la empresa, ya sea lucrativa o no, lo que nos lleva a diferenciar entre los consumidores personales y organizacionales.

Un consumidor individual no busca los mismos atributos en el bien que los que buscan una organización para su funcionamiento, ni compra el mismo volumen de producto.

CAPITULO II

DERECHO DEL CONSUMIDOR

2.1. LA PROTECCION DEL CONSUMIDOR A  TRAVES DE LOS SIGNOS DISTINTIVOS

Antes de analizar el tema que nos ocupa “la Protección del Consumidor a través de los Signos Distintivos” revisemos conceptos y definiciones que nos ayudarán a un mejor enfoque del problema.

2.1.1. ¿Qué es la Propiedad Industrial?, ¿Qué son los Signos
Distintivos?, ¿Para qué sirven?

Como primer punto, estableceremos que la Propiedad Intelectual tiene dos campos: Derechos de Autor y Propiedad Industrial; el Derecho de Autor se ocupa de la protección de las obras del ingenio, incluidas las creaciones artísticas, literarias y científicas; y La Propiedad Industrial, involucra la protección de las creaciones nuevas (patentes de invención, certificados de protección, diseños industriales, modelos de utilidad, y secretos industriales) y los Signos Distintivos (marcas de producto y de servicio, marcas de certificación y de garantía, nombres comerciales, lemas comerciales y denominaciones de origen).

2.1.2. ¿Cuáles son los signos distintivos y cómo se definen?

Es pertinente señalar que Doctrinariamente se entiende por marca, aquel signo que sirve para distinguir en el mercado, los productos y/o servicios de una persona, de los productos y/o servicios de otra persona, el cual debe ser perceptible, suficientemente distintivo y susceptible de representación gráfica; conforme lo establece el artículo 81 de la Decisión 344, concordante con el artículo 128 de la ley de Propiedad Industrial, Decreto Legislativo 823.

Los Signos Distintivos son:

  • Marca de Producto: Distingue al bien o producto
    puesto en el comercio por un fabricante o comerciante.
  • Marca de Servicio: v  Distingue un servicio de otro realizado por los comerciantes, no distingue un artículo material sino un servicio el cual posee determinadas características; como ejemplo tenemos a los servicios de hotelería, de restaurant, de limpieza, de transporte.
  • Marca Colectiva: Artículo 136 y 137 del Decreto Legislativo 823. Cabe precisar que son las asociaciones de productores, fabricantes, prestador de servicios, organizaciones o grupos de personas legalmente establecidos, las que podrán solicitar el registro de una marca colectiva para distinguir en el mercado los productos o servicios de sus integrantes respecto de quienes no forman parte de dichas asociaciones, organizaciones o grupos de personas, entendiéndose por marca colectiva aquella que sirve para distinguir el origen o cualquier otra característica común de productos o de servicios de empresas diferente que utilizan la marca bajo el control del titular.
  • Marcas de Certificación (Artículo 200 del Decreto
    Legislativo 823):
           La marca de certificación garantiza la autenticidad del origen, los componentes, la calidad y otros factores de los productos o servicios elaborados o prestados por personas debidamente autorizadas por el titular de la marca.
  • Nombres Comerciales: Es aquel signo que sirve para
    identificar a una persona natural o jurídica en el ejercicio de su actividad económica.
  • Lemas Comerciales: Es la palabra o conjunto de palabras que se utilizan como complemento de una marca o nombre comercial, y su función principal es publicitar a aquellos.

Las principales funciones de la marca son:

  1. Indicadora de Origen: En sus inicios la marca se utilizó sólo para identificar los productos de una persona frente a los demás, relacionados con el concepto: “este bien es producido por mí”, es decir, los productos eran distinguidos por sus fabricantes para diferenciarse a su vez de sus competidores. En la actualidad este concepto, es en principio superado, toda vez que el público ignora muchas veces quién es el fabricante de los productos que adquiere, porque las marcas pueden otorgarse en licencia a diversas empresas y en distintos países para fabricar y vender los productos.
  1. Garantía: Referida a la certeza que los productos o servicios poseen la misma calidad, y la persona que elija un producto por determinada cualidad, vuelve a adquirirlo pero esta vez identificándolo con determinada marca; cabe precisar que el titular no está en la obligación de producir los bienes en forma idéntica, pero ello revierte en su provecho pues el público demandará nuevamente el producto por su calidad.
  2. Publicidad: Sin una marca que designe un producto o servicio sería imposible efectuar alguna publicidad relativa a éste, ¿pues cómo se distinguiría un lapicero de otro?, ¿o un chocolate de otro?, ¿sólo por colores o tamaños?, la marca es el único eslabón que une al consumidor del producto o servicio y su titular.
  3. Distintiva: Es la principal función, pues sirve para “distinguir” al “producto” y como consecuencia elegir el de su preferencia.

Es importante mencionar que nuestra ley ha adoptado el sistema atributivo para la adquisición del derecho exclusivo sobre la marca, mediante este sistema se le “otorga” o “atribuye” el derecho a quien obtiene el registro de la marca ante el organismo nacional competente, en tal sentido, los principales derechos que otorgue al titular de una marca, cuando esta se encuentra registrada, son:

  • Derecho de uso exclusivo: Entendido como el derecho
    del titular de “excluir a los demás” del uso de ese
    signo para los mismos productos o servicios.
  • Derecho de Prioridad: Este derecho está directamente relacionado con los convenios internacionales o legislaciones comunitarias, y es mediante el cual un solicitante o titular de una marca tiene la posibilidad de presentar su solicitud en otro país miembro (del acuerdo o convenio) dentro de un plazo que generalmente es de seis meses a un año, y se le considerará presentada el mismo día que en el primer país donde obtuvo el registro o presentó su solicitud.
  • Derecho de Acción: El derecho de uso exclusivo o también considerado como contraparte “Jus Prohibendi” se manifiesta en el derecho de acción que el titular del derecho de propiedad podrá ejercer para impedir a terceros, que realicen actividad económica usando el signo registrado. Al adquirir una persona el derecho sobre una marca también adquiere el derecho de interponer una acción administrativa y judicial, tal como lo establecen los artículos 169 y 240 de la Ley de Propiedad Industrial, y el artículo 104 de la Decisión 344 el mismo que señala: “Que el registro de la marca confiere a su titular el derecho de actuar contra cualquier tercero que sin su consentimiento: Use o aplique la marca o u n signo que se le asemeje, de forma que pueda inducir al público a error u originar situaciones que puedan ocasionar un perjuicio al titular de la marca; venda, ofrezca, almacene o introduzca en el comercio productos con la marca u ofrecer servicios en la misma; importe o exporte productos con la marca; use en el comercio  un signo idéntico o similar a la marca registrada, con relación a productos o servicios distintos de aquellos para los cuales se ha registrado la misma, cuando el uso de ese signo respecto a tales productos o servicios pudiese inducir al público a  error o confusión, pudiese causar a su titular un daño económico o comercial injusto, o produzca una dilución de la fuerza distintiva o del valor comercial de dicha marca.

Por lo expuesto y en concordancia con el sistema adoptado por nuestro país una persona que no ha adquirido un derecho exclusivo sobre la marca podrá usarla en el comercio para distinguir sus productos o servicios, sin embargo no podrá impedir legalmente a un tercero usar el mismo signo en el mercado. 

Ello está referido estrictamente al punto de vista de la Propiedad Industrial, toda vez que existe la “posibilidad” de obtener la exclusividad del uso de un signo en el mercado a través de acciones por actos de competencia desleal, la cual es entendida como toda conducta que resulta contraria a la buena fe comercial, al normal desenvolvimiento de actividades económicas y, en general, a las normas de corrección que deben regir en las actividades económicas; considerándose como acto desleal el destinado a crear confusión, reproducir, imitar, engañar, inducir a error con relación a la actividad, productos, prestaciones o establecimientos ajenos.

2.2. EL CONSUMIDOR

Según el diccionario de la Real Academia Española, consumidor es aquél que consume, es decir, que utiliza un bien o servicio para satisfacer una necesidad.  De acuerdo a lo establecido en la Carta Europea de Protección del Consumidor: “el  consumidor es una persona física o jurídica a la cual le son vendidos o suministrados bienes y/o servicios para la satisfacción de sus necesidades”.

¿Cuál es el bien jurídico protegido en el derecho del
consumidor?

  • La buena fe, el principio de veracidad y lealtad propio de los actos jurídicos y de comercio que impiden un proceder empresarial que sea abusivo, perjudicial o induzca a error al consumidor.
  • El Interés Humano.- El hombre debe proveer a la seguridad, salud y confort, sin llegar a desproteger al empresario.
  • El interés económico también merece protección, los detrimentos sufridos en su patrimonio por abuso empresarial deben ser reparados de algún modo.  Cabe mencionar que, internacionalmente, se han reconocido ciertos derechos a los consumidores, entre los cuales tenemos:

 

2.3. EL DERECHO A LA SEGURIDAD

Es el derecho a ser protegido contra productos, procesos de producción y servicios que son peligrosos para la salud o la vida.

2.4. A SER INFORMADO

Es el derecho a que se le proporcionen los elementos necesarios para hacer una elección o decisión informada. A los consumidores se les debe proporcionar la información adecuada que los capacite para actuar inteligente y responsablemente. También deben ser protegidos de la publicidad inexacta o de productos con signos imitados que conduzca a error ya sea que esté incluida en la propaganda, rotulado, envases u otros medios.

 

2.5. A ELEGIR

Es el derecho a tener acceso a una variedad de productos y servicios a precios competitivos y, tener la seguridad de obtener calidad y servicios satisfactorios a precio justo.

2.6. A SER ESCUCHADO

Es el derecho a defender los intereses de los consumidores con vista a que reciban completa consideración en la formulación de políticas económicas y otras.

2.7. INDEMNIZACIÓN

Consiste en el acceso a una compensación en caso de falsa información, bienes defectuosos o servicios insatisfactorios y la disponibilidad de ayuda legal o indemnización, cuando sea necesario.

2.8. A LA EDUCACIÓN

Es el derecho a adquirir conocimientos y habilidades para ser un consumidor informado a lo largo de toda la vida.

2.9. A UN MEDIO AMBIENTE SANO

Significa el derecho a un medio físico que mejore la calidad de vida. Incluye la protección contra peligros ambientales, sobre los cuales el individuo no tiene control. Reconoce la necesidad de proteger y mejorar el ambiente para las generaciones presentes y futuras.

¿Cómo se protege al Consumidor?

En los últimos años la protección del consumidor constituye una de las disciplinas que ha generado gran preocupación en la política económica de la mayoría de los países, y por ello se le trata de proteger en diferentes niveles, como ejemplo podemos citar a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), que ha puesto mucha atención en el tema de los derechos de los consumidores. 

Pensamos que para la efectiva protección del consumidor debe asegurarse la existencia de un mercado libre y competitivo; reprimiendo las prácticas desleales, procurar una publicidad leal, constituir un órgano estatal ante el cual se reclame y se puedan resolver los problemas planteados por los consumidores de manera rápida y eficaz, y a través del cual se verifique el expendio de productos en buenas condiciones y se garantice que los consumidores no sean engañados por productos que utilizan etiquetas y marcas falsificadas.

Es importante establecer que el papel que cumple la propiedad industrial en la protección del consumidor, apreciada desde una perspectiva tradicional, sólo protege indirectamente al consumidor, toda vez que el propósito de esta legislación se encuentra dirigida a la protección de los derechos exclusivos de las personas naturales o jurídicas en cuanto a nombres, marcas, patentes, modelos; pero en la actualidad esa protección revierte de manera directa en bien de los consumidores, quienes ven garantizado su derecho de elección. Asimismo las regulaciones tendientes a reprimir la competencia desleal pueden considerarse como un instrumento efectivo en la protección de los consumidores.

Con referencia a la protección del consumidor a través de la Propiedad Industrial podemos citar a Eduardo Polo que en su Libro “Protección del Consumidor en el Derecho Privado” citando a Bercovitz, señala que “el primer sector en que el derecho se interesó por la protección al consumidor, fue el derecho industrial y de la competencia”. 

En tal sentido, nuestra legislación sobre marcas contiene dispositivos específicos que protegen directamente al consumidor, entre las cuales se encuentra el inciso h) del artículo 82, el que establece que no podrán registrarse como  marcas los signos que puedan engañar a los medios comerciales o al público en particular sobre la procedencia, la naturaleza, el modo de fabricación, las características o cualidades o la aptitud para el empleo de los productos o servicios de que se traten; asimismo los incisos a), b) y d) del artículo 83, están referidos a impedimentos de registro de marcas cuando puedan inducir a error al público consumidor.  De otro lado el artículo 158 del Decreto Legislativo establece la posibilidad que las partes en un procedimiento puedan acordar la existencia de signos idénticos o semejantes siempre que, en opinión de la Oficina Competente, ésta no afecte el interés general de los consumidores.

En la práctica se han presentado casos en los cuales la Oficina Nacional Competente resolvió no aceptar tal acuerdo pues se estaría perjudicando el interés de los consumidores.

En el ámbito nacional el derecho del consumidor se ha protegido, de manera específica, cuando en la década del 80, el Gobierno Peruano inició un proceso de reforma para consolidar un sistema de economía de mercado, en el cual los protagonistas son los productores (empresas) y los consumidores, otorgándoles un papel predominante pues son ellos quienes elegirán los bienes y servicios en el mercado; pero este sistema en la práctica tuvo problemas e imperfecciones que debían ser solucionados, y en base a ello se decide por un árbitro que garantice que las reglas de la competencia sean respetadas, por ello se creó al INDECOPI (INSTITUTO NACIONAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA Y DE LA PROTECCION DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL), que aún cuando su función es vigilar que el mercado funcione adecuadamente, tiene entre uno de sus principios: garantizar al consumidor información adecuada para asegurar su derecho de elección.

En el mes de Abril y al amparo de las facultades legislativas otorgadas por el Congreso, el gobierno promulgó los Decretos Legislativos Números 807 y 823, sobre facultades, normas y organización del INDECOPI y sobre la protección de la Propiedad Industrial, unificando y analizando criterios y normas referidas al tema, así como también incluye nuevos temas que son relacionados con el Convenio de París suscrito en 1995 y los Acuerdos suscritos con la Organización Mundial de comercio en  se mismo año.

Entre los principales cambios, está la facultad que se otorga al INDECOPI de actuar de oficio en los casos de infracción a los Derechos de Propiedad Industrial, (como en la copia de etiquetas con marcas conocidas), con esto se protege a los titulares de las marcas pero también al consumidor que puede adquirir productos en la creencia de que son originales y en realidad está adquiriendo productos “Bamba”, otro de los cambios está referido a que se precisan los derechos y obligaciones de los proveedores frente a los consumidores, por ejemplo, se señala qué información debe ser colocada en castellano en el rótulo de los productos, cual es el precio a considerar cuando se trata del pago con tarjeta de crédito, la publicidad relativa a ofertas: rebajas de precios y promociones en la cual se deberá indicar la duración y el número de unidades a ofertar.

El poder actuar de oficio pretende solucionar un problema latente que es la pasividad del consumidor peruano, aún cuando en principio las reformas apuntan a que la economía de mercado funcione de manera óptima; con las disposiciones relativas a iniciar de oficio acciones contra la imitación y copia de signos distintivos se está protegiendo al consumidor.

Es importante mencionar un concepto nuevo contenido en el Decreto Legislativo No. 807, conocido en doctrina como CLASS ACTION mediante el cual un organismo, en este caso el INDECOPI, se encuentra legitimado para promover procesos judiciales relacionados a los temas de su competencia, en defensa de los intereses de los consumidores.

CAPITULO III

(ASPEC),  (INDECOPI), (OSIPTEL)

3.1. ASOCIACION PERUANA DE CONSUMIDORES Y USUARIOS (ASPEC)

Es una institución civil sin fines de lucro, creada por los propios consumidores y usuarios en 1994 con la finalidad de defender sus derechos. Desde su nacimiento ASPEC ha ejercitado una permanente labor de vigilancia ciudadana exigiendo el cumplimiento de las normas de protección al consumidor defendiéndolas masivamente. ASPEC actúa en diversos temas, tales como alimentación, salud, servicios públicos, transporte, educación, productos y servicios en general, entre otros.

3.1.1. Visión

Queremos ser reconocidos nacional e internacionalmente como la institución civil líder en la promoción y protección de los derechos de los consumidores y usuarios en el Perú.

3.1.2. Misión

Somos una institución civil sin fines de lucro dedicada a la promoción y protección de los derechos de los consumidores y usuarios en el Perú, mediante acciones de capacitación, información y defensa, en alianza con organizaciones de la comunidad, así como entidades del sector público y privado, nacionales e internacionales; promoviendo en nuestros colaboradores un ambiente apropiado para su desarrollo personal y profesional.

3.1.3. Legislación

  • T.U.O. DE LA LEY DE PROTECCION AL CONSUMIDOR 
  • LEY COMPLEMENTARIA DEL SISTEMA DE PROTECCION AL CONSUMIDOR 
  • LEY DE ELIMINACIÓN DE SOBRECOSTOS, TRABAS Y RESTRICCIONES A LA INVERSIÓN PRIVADA. 
  • LEY DE REPRESIÓN DE CONDUCTAS ANTICOMPETITIVAS 
  • REGLAMENTO DE TARJETAS DE CREDITO 
  • REGLAMENTO DEL DECRETO LEGISLATIVO Nº 1062 LEY DE INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS 
  • ANTEPROYECTO DE LA LEY DE RADIODIFUSION ESTATAL 
  •  LEY DE PROMOCIÓN DE LA PRODUCCIÓN ORGÁNICA O ECOLÓGICA 
  • SENTENCIA QUE ELIMINA LA TASA DE 29 SOLES EN EL COSTO DEL PASAPORTE (Fecha de sentencia: 17 de enero de 2008)
  • LEY DE PROTECCIÓN AL CONSUMIDOR 

3.2. INSTITUTO NACIONAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA Y DE LA PROTECCION INTELECTUAL (INDECOPI)

Es una entidad encargada de supervisar y promover el correcto funcionamiento de la economía del mercado de nuestro país. Su objetivo primordial  es impulsar  las mejoras en los niveles de competitividad hacia  las empresas y productos peruanos.

También es una entidad reguladora realiza, una labor permanente de Monitoreo de mercados, asumiendo como premisa que son los consumidores y proveedores que están antes que el propio estado; los verdaderos protagonistas de la economía, vale decir que  son aquellos los que deciden  a través del libre del  juego de la oferta y la demanda. Cuenta  con una comisión de protección al consumidor cuya función es orientar y defender los intereses del consumidor en caso que ellos consideren que sus derechos hayan sido violados.

3.2.1. Funciones de Indecopi

  1. Impulsar y difundir la libre competencia.
  2. Promover la participación adecuada de los agentes económicos en el mercado.
  3. Fomentar una competencia leal, justa y honesta entre los proveedores de bienes y servicios.
  4. Velar por el respeto de la libre competencia en el comercio internacional.
  5. Reducir los costos de acceso y salida del mercado.
  6. Aprobar las normas técnicas y metrológicas.
  7. Proteger todas las formas de propiedad intelectual: desde los signos distintivos, los derechos de autor y las patentes hasta los conocimientos que se generan en los nuevos campos como el de la biotecnología.

Además como entidad reguladora realiza una labor permanente de monitoreo de mercados, asumiendo como premisa son que los consumidores y proveedores antes que el propio estado. Los verdaderos protagonistas de la Economía. Son ellos los que deciden, a través del libre juego de la oferta y la demanda.

3.2.2. Comisiones

Las comisiones corresponden al área de libre competencia, esta área esta compuesta por siete comisiones de defensa de la competencia y protección de los derechos de los consumidores. Cada comisión tiene autonomía Técnica y Funcional y resuelve en primera instancia los procedimientos de su competencia. Las comisiones están integradas por seis miembros Titulares, quienes ejercen sus cargos por tiempo indefinido y cuentan con un presidente elegido de su seno pro un periodo de un año pudiendo ser reelegido hasta por un máximo de cinco años. Las comisiones son las siguientes:

3.2.3. Comisiones de Libre Competencia

Encargada de velar por el cumplimiento de la ley contra prácticas monopólicas, controlistas y restrictivas de la libre competencia conforme a lo dispuesto por el Decreto Legislativo Nº 701. El Indecopi cuida que los agente económicos  no abusen  de su poder en el mercado o que eviten competir mediante la realización de acuerdos sobre los precios, producción u otras condiciones. En este sentido, la Comisión de Libre Competencia está encargada de investigar y, de ser el caso, sancionar las prácticas empresariales que impidan el funcionamiento de la oferta y demanda como regla para determinar los precios, las cantidades producidas, las condiciones de comercialización, etc.

3.2.4. Comisión de Protección al Consumidor

Encargada del cumplimiento de la Ley de Protección al Consumidor aprobada por el Decreto Legislativo Nº716. Esta norma establece los derechos fundamentales de los consumidores, en especial el derecho a la información adecuada y suficiente sobre los bienes y servicios ofrecidos en el mercado, y las obligaciones de los proveedores, de tal forma que se garantice una adecuada participación de ambos agentes económicos dentro del intercambio comercial. Esto permite que cualquier consumidor que vea afectado sus derechos pueda iniciar un procedimiento para que se sancione administrativamente a los proveedores responsables. Cabe destacar que la Comisión no tiene competencia directa para disponer la sustitución o reparación del producto, la devolución del precio o una indemnización por años y perjuicios a favor del consumidor, materias que permanecen dentro de la esfera de acción del Poder Judicial.

3.2.5. Comisión de Represión de la Competencia Desleal

Encargada de supervisar el cumplimiento de las normas de publicidad aprobadas por los Derechos Legislativos Nº691 y 807 y Decreto Supremo Nº20-94-ITINCI. Asimismo, se encarga de velar por el cumplimiento de las normas que reprimen la competencia desleal. Su función es prevenir y sancionar la publicidad comercial ilícita, así como evaluar aquellas conductas contrarias a la buena fe comercial y al normal desenvolvimiento de las actividades económicas.

3.2.6. Comisión de Fiscalización de Dumping y Subsidios

Encargada de velar por el cumplimiento de las normas destinadas a evitar y corregir las distorsiones de la competencia generadas por importaciones de productos a precios dumping o subsidiados, conforme a los dispuestos en el Decreto Supremo Nº 133-91-EF.

3.2.7. Comisiones de Reglamentos Técnicos y Comerciales

Es el órgano funcional encargado de velar por la defensa de las normas referidas al libre comercio y de pronunciarse sobre la aplicación de la disposiciones que establecen restricciones para arancelarias, específicamente las que contravengan el Decreto Legislativo Nº668, que garantizan la libertad de comercio exterior. A su vez, es el Organismo Nacional de Normalización y Acreditación encargado de aprobar las Normas Técnicas Peruanas recomendables para todos los sectores, así como las normas sobre metrología legal. Adicionalmente, es la responsable de evaluar y calificar a entidades públicas y privadas para que ejerzan las funciones de emisión de informes de ensayo y calibración, de inspección y certificación de productos, sistema de calidad y de personal.

3.2.8. Comisión de Acceso al Mercado

Su función es supervisar que los actos y las disposiciones de la Administración Pública no constituyan barreras que obstaculicen o impidan irracionalmente el acceso o la permanencia de los agentes económicos en el mercado.

3.2.9. Comisión de Reestructuración Patrimonial

Competente para aplicar las disposiciones de la Ley de Reestructuración Patrimonial, cuyo objetivo es brindar a aquellas empresas viables que atraviesan una situación económica desfavorable y que les impidan cumplir con el pago de sus deudas oportunamente, la posibilidad de negociar con sus acreedores fórmulas alternativas de pago. En este sentido, la Comisión de Reestructuración Patrimonial garantiza que la declaración de insolvencia de los deudores, el reconocimiento de los créditos, la realización de la Juntas de Acreedores y una eventual liquidación de la empresa cumplan con todos los requisitos y condiciones que señala dicha Ley. La Comisión desempeña sus funciones en provincias a través de entidades con las cuales ha celebrado convenios de delegación de funciones. Hasta la fecha, se han realizado convenios con las Cámaras de Comercio de Arequipa, Trujillo, Chiclayo, Iquitos y Piura y, en Lima con el Colegio de Contadores Públicos de Lima, con la Cámara de Comercio de Lima y con la Universidad de Lima.

3.2.10. Oficinas

  1. Oficina de Signos Distintivos

La Oficina de signos Distintivos es el órgano competente para el registro de marcas, nombres comerciales, lemas comerciales y denominaciones de origen. Asimismo, se encarga de conocer y resolver, en primera instancia administrativos, los procesos contenciosos derivados de dichos registros (observaciones, cancelaciones o nulidades), incluyendo procedimientos por infracción de los derechos de propiedad industrial en materia de signos distintivos.

  • Oficina de Derecho de Autor

La Oficina de Derechos de Autor autoriza y supervisa el funcionamiento de las sociedades de gestión colectiva, es decir, aquellas entidades privadas que representan a los titulares de los derechos de autor recaudando y distribuyendo sus derechos.

  • Oficina de Invenciones y Nuevas Tecnología

Encargada de administrar los registros de patentes de invención, industriales, variables vegetales protegidas y otras nuevas tecnologías. Resuelve las denuncias sobre actos violatorios a los derechos registrados y difunden el uso de los adelantos tecnológicos, brindando información sobre novedades científicas  y tecnológicas. Adicionalmente, administra el listado de licencias de uso de tecnología, asistencia técnica, ingeniería básica y de detalle y frecuencia de origen extranjero. La Oficina de Invenciones y Nuevas Tecnologías se encuentran normada por la Ley de Organización y Funciones del Indecopi.

3.3. ORGANISMO SUPERVISOR DE INVERSION  PRIVADA EN COMUNICACIONES

3.3.1. Visión

“Institución técnica, independiente y transparente en un mercado de telecomunicaciones dinámico y creciente, con agentes informados, donde se brindan diferentes opciones de servicios”

3.3.2. Misión

“Promover el desarrollo de más y mejores servicios públicos de telecomunicaciones en beneficio de la sociedad en un marco de libre y leal competencia”

3.3.3. Objetivos

  • Incrementar la competencia en los mercados de telecomunicaciones
  • Impulsar y promover el acceso universal a los servicios de telecomunicaciones
  • Orientar a los usuarios y cautelar sus derechos
  • Lograr eficacia, eficiencia y transparencia de la totalidad de funciones y procesos de gestión institucional

3.3.4. Funciones

Para el cumplimiento de sus objetivos, OSIPTEL cuenta con las funciones: normativa, reguladora, supervisora, fiscalizadora, sancionadora, y de solución de controversias.

3.3.5. Método de trabajo

  • Obligación de prepublicar toda norma de carácter general – Ha permitido conocer la opinión de las empresas operadoras, y además conocer los problemas que enfrentan los propios usuarios de los servicios.
  • Audiencia Pública – Procedimiento utilizado para que las partes interesadas y el público en general interactúen y opinen sobre aquellas normas que afecten el interés público.
  • Mecanismos de conciliación entre las partes interesadas para la solución de controversias – Ha permitido que las controversias sometidas a OSIPTEL sean solucionadas por convenio entre las partes mediante conciliación.
  • Creación de cuerpos colegiados ad hoc – Para la solución de controversias entre empresas prestadoras de servicios públicos de telecomunicaciones.
  • Otras actividades – Como la realización de Seminarios, preparación de Publicaciones y permitir el acceso del público los Servicios de Información y Documentación de OSIPTEL.

CONCLUSIONES

  • El consumerismo puede analizarse desde una perspectiva que combine diversos enfoques teóricos. En primer lugar, el enfoque socioestructural, que da cuenta de los factores que explican la diferente posición de los individuos en la estructura social y la influencia de tales factores en la competencia de los ciudadanos para intervenir en asuntos que están en el debate público.
  • De acuerdo con este enfoque, cabe esperar que el consumerismo esté presente en mayor medida entre la población ocupada, entre los sectores que poseen mayor nivel de estudios, entre los más jóvenes y entre los varones, ya que, a la vista de los resultados de otras investigaciones realizadas, estas características indican una mayor inserción de los ciudadanos en los asuntos públicos, formando parte de lo que hemos denominado el centro del sistema social.
  • Podemos establecer que la defensa del derecho de Propiedad Industrial tiene una importancia fundamental en la economía de un país, no se olvide que al proteger el derecho del titular de la marca o el tercero por el autorizado no sólo defiende su cifra de negocios y el prestigio de sus productos o servicios, si no que también tutela el interés de los consumidores y el interés público en la transparencia  del mercado, todo ello se ve reflejado en los Acuerdos Internacionales que establecen la necesidad que los Estados Miembros concreten una legislación que posea las medidas eficaces contra cualquier acción infractora de las marcas y demás derechos de Propiedad Intelectual, en defensa de los consumidores.

BIBLIOGRAFIA

  • INDECOPI Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual del Perú 1997 Los Consumidores Tenemos Derechos. Lima: Ministerio de Educación.
  • Resolución No. 001-2001-LIN-CPC/INDECOPI. Lineamientos sobre Protección al Consumidor. Lima: INDECOPI.
  • (http://www.indecopi.gob.pe) Contiene información de carácter oficial de normas y documentos en materia de protección al consumidor, propiedad intelectual y competencia. 2002
  • LAROZA, Enrique Elías. Lo barato sale caro: mata y no engorda. La inacción de INDECOPI ante los productos basura, los cañazos y los yonques”. pp. 55 – 60. En: Jus et veritas. Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica, año VII No. 13. Lima – Perú 1997 “