LA ORGANIZACIÓN SOCIAL VISIGODA

LAS CLASES SOCIALES EN EL SISTEMA VISIGÓTICO

La sociedad visigótica tenía variadas diferencias étnicas y de estatuto social al asentarse los germanos conjuntamente con la población hispano-romana con evidentes signos de romanización vulgar, esto desde el punto de vista jurídico.

Dentro del régimen de las personas existió la separación entre hombres libres y siervos. En el primer grupo estaba la nobleza visigoda de sangre; los terratenientes hispano-romanos; los nobles que desempeñaban altos cargos palatinos y la nobleza eclesiástica que, además de poseer grandes propiedades y tener privilegios tales como la exención de impuestos y de penas corporales, hecho común a toda la nobleza, añadía su autoridad moral y el fuero eclesiástico para ser juzgado por un tribunal especial. La nobleza era la clase menos numerosa, pero también la más poderosa.

Dentro de las personas que no eran nobles se distinguían varios grupos: los artesanos; los campesinos; los hombres libres; los encomendados; los colonos; los libertos y los esclavos. Los artesanos estaban incapacitados para cambiar de profesión y se juntaban en collegía o gremios y estaban sometidos a tributos y prestaciones personales, que hicieron que esta clase social se redujera considerablemente. Una gran parte de los hombres libres que no eran nobles la componían los campesinos, pequeños propietarios que disminuyeron en número e importancia, también bajo la opresión de los grandes propietarios.

A estos propietarios con escasas tierras se les otorgaba a un gran señor que, además de conferirle otras tierras en arriendo, protegía sus vidas y haciendas; éstos eran los encomendados en sentido estricto. Otro tipo de encomendados cumplía servicios en la casa del señor o formaban parte de su ejército. A ellos se les denominaba los bucelarios. Por último, dentro de los hombres libres, se contaban los colonos, con una libertad en teoría más no en la práctica. Cultivaban las tierras del señor, pero estaban adscritos a la tierra y no podían abandonarla.

Un estrato social intermedio colocado entre los hombres libres y los siervos era el de los libertos ex-esclavos que alcanzaban la libertad por concesión del señor. Su número fue escaso, pues sus descendientes eran ya hombres libres.

En el último escalón de la sociedad visigoda se situaba a los siervos, cuya condición jurídica era la de meras cosas, carentes de derechos. Se llegaba a la condición de esclavo: por nacimiento, es decir como hijo de esclavo; por matrimonio con esclavo; por deudas; por pena o sanción legal, y, por ser prisioneros de guerra. Sus condiciones de vida variaban según se dedicaran los esclavos a tareas domésticas o al campo, o fueron siervos de la Iglesia, que disfrutaban de una situación social y económica más elevada.

BIBLIOGRAFIA

 Jorge Basadre Ayulo. Historia del Derecho. Tomo I. Editorial San Marcos. Lima-Perú.
 José Antonio Escudero. Curso de historia del derecho. Madrid, Gráfica Solova, 1987. Tercera edición p. 180.
 Galo Sánchez. Curso de historia del derecho. Apuntes tomados de las explicaciones del catedrático de la asignatura en la Universidad Central. Madrid, Librería Central de Victoriano Suárez. 1932. p. 43.
 Paul Koschaker. Europa y el derecho romano. Madrid, Editorial Revista de Derecho Privado. Madrid, 1955. p. 28 y ss.