Principales Técnicas Genéticas

Las principales técnicas genéticas se dividen en tres grupos :

Técnicas de Reproducción Asistida ( TERAS)
Es el conjunto de técnicas que permiten la Reproducción o Procreación humana artificial, esto es fuera del cause natural que consiste en la fecundación del óvulo en el seno de la mujer con subsiguiente desarrollo ininterrumpido en su propio organismo.
Las técnicas de reproducción asistida se enmarcan dentro de una rama de la ginecología, como la inseminación, la fertilización in Vitro, la inyección intra citoplasmática de espermatozoides y otras mas .

Inseminación Artificial
La inseminación artificial es un procedimiento utilizado en los programas de Reproducción Asistida como primera alternativa en el manejo de las parejas estériles con cuando menos una trompa uterina permeable que no hayan logrado un embarazo tras la aplicación de tratamientos convencionales tendientes a la corrección de los factores causales de esterilidad.
Consiste en el depósito asistido del semen en el interior del útero de la mujer tras ser adecuadamente lavado y capacitado, y así obtener, de todas las células del semen, aquellos espermatozoides con unas características de movimiento óptimas. Estos espermatozoides serán situados en la mujer mediante una cánula especial. Es un procedimiento prácticamente indoloro y sin ningún tipo de anestesia.
La inseminación artificial es un proceso relativamente sencillo, dentro de la reproducción asistida. Su preparación se logra con el uso de medicamentos que permiten controlar la ovulación y determinar el día de la inseminación.
La principal indicación para realizar la inseminación artificial resulta ser el compromiso de movilidad y número de los espermatozoides, en grado leve o moderado, previa comprobación de la permeabilidad de las trompas.
La Inseminación Artificial costa de tres fases:

  1. La estimulación del ovario con sustancias inductoras de la ovulación es muy conveniente para conseguir los resultados esperados. Lleva consigo el desarrollo de varios óvulos, lo cual entraña asumir el riesgo de un 15-20% de embarazos gemelares, cuestión que es importante conocer y discutir entre los pacientes y su equipo médico.
  2. La preparación del semen consiste en seleccionar y concentrar los espermatozoides móviles, ya que la baja movilidad de éstos es uno de los factores que puede afectar negativamente a la consecución de un embarazo. Para ello se procesan las muestras mediante técnicas de capacitación o preparación seminal.
  3. La inseminación se realiza en las consultas: no es preciso aplicar ningún tipo de anestesia ni resulta molesta. La inseminación se suele realizar durante dos días seguidos tras haber inducido la ovulación. Para cada una de ellas habrá que proveer al laboratorio con una muestra seminal. Tras ser depositado el semen convenientemente tratado en el útero, la mujer deberá permanecer unos minutos en reposo.
    En cuanto a los resultados obtenidos con la inseminación artificial, destacamos que de cada 100 ciclos de inseminación 13 resultan en gestación, y de cada 100 parejas que completan 4 ciclos, 60 consiguen gestación. De todos los embarazos conseguidos, un 15-20% son gemelares y otro 15% se malogran.
    Aunque actualmente la mayoría de casos de esterilidad masculina pueden resolverse, existen algunas ocasiones en las que se precisa recurrir a la donación de semen.
    Los donantes de semen son permanentemente estudiados para descartar cualquier tipo de enfermedad transmisible, y especialmente se controla la existencia de anticuerpos del VIH. Una determinada muestra de semen es congelada durante 6 meses antes de su uso. Tan sólo si el donante muestra negatividad a los anticuerpos del VIH tras esos 6 meses de cuarentena, la muestra es utilizada. También se controla de forma muy estricta las enfermedades hereditarias que puedan padecer los donantes o sus familiares próximos. Hay que tener en cuenta que algunas enfermedades hereditarias se manifiestan en diferentes etapas de la vida, por lo que podría desconocerse su existencia en el momento de la donación.
    En cuanto a resultados, la inseminación con semen de donante proporciona unas tasas de embarazo por ciclo del 25% y del 80% por paciente con un máximo de 6 ciclos.
    La inseminación artificial se realiza en aquellas parejas que no se han podido embarazar debido a que :
     La mujer tiene algún problema a nivel del cuello del útero como : alteración en el moco cervical, presencia de anticuerpos antiesperma, estenosis (estrechez), secuelas de conización, tratamiento con láser o criocirugía, etc.
     El hombre muestra alteraciones en el semen como son disminución del número de espermatozoides y/o de su movilidad, disminución en el volumen del eyaculado, aumento excesivo en el número de espermatozoides, malformaciones anatómicas de su aparato reproductor o alteraciones funcionales de la eyaculación .
     La pareja presenta una esterilidad inexplicable (aquella en que todos los estudios demuestran normalidad pero no se logra la fecundación)

La Inseminación Artificial puede ser HOMOLOGA o HETEROLOGA
Inseminación Artificial Homóloga :
La doctrina jurídica comparada ha establecido que la inseminación artificial homóloga se presenta cuando el semen que se introduce en el útero de la esposa pertenece al marido.
En la inseminación artificial homóloga, la muestra de semen se obtiene por masturbación el mismo día en que se va a realizar la inseminación. Se recomienda a la pareja una abstinencia sexual en los 3 días previos con el objeto de maximizar la calidad de la muestra seminal en número y calidad de los espermatozoides.
La técnica de capacitación espermática se selecciona según la calidad de la muestra de semen. Tiene una duración hasta de 2 horas y debe iniciarse a los 30 minutos después de obtenida la muestra.
Cuando la muestra está lista para la inseminación se deposita en un catéter especial conectado a una jeringa; la paciente se coloca en posición ginecológica, se aplica un espejo vaginal estéril para localizar el cervix (igual que en una exploración vaginal de rutina) y por su orificio se introduce el catéter hacia el interior del útero y se deposita el semen capacitado (inseminación intrauterina). Si el caso lo amerita , se puede depositar también semen capacitado en el interior del cervix (inseminación intracervical).
El catéter se retira lentamente y se deja a la paciente en reposo 20 minutos, concluyendo así el procedimiento.
Se indica reposo relativo al día siguiente y coito vaginal.
Se recomienda administrar algún medicamento progestágeno para ayudar a la implantación del pre-embrión.
El objetivo al utilizar la inseminación artificial homóloga es facilitar la fecundación uterina que por algún obstáculo de naturaleza orgánica o funcional no ha podido producirse a través de la cópula natural entre los esposos; por lo tanto , ésta técnica no contradice las leyes de la naturaleza en lo fundamental la fecundación del nuevo ser humano se produce con los componentes genéticos del marido y la mujer. Lo único que faltaría para que sea natural realmente es la existencia del coito. La Iglesia Católica considera a esta técnica como un medio antinatural para la procreación.

Inseminación Artificial Heteróloga :
Esta técnica se presenta cuando el semen que se introduce en el útero de la mujer no pertenece a su esposo, sino a un tercero.
La inseminación artificial heteróloga consiste en utilizar semen de un donador (semen congelado de banco), y se indica cuando el varón no tiene espermatozoides o cuando es portador de alguna enfermedad hereditaria.
No se recomienda usar semen fresco de donador por el riesgo de contraer el SIDA.
Desde el punto de vista ético y jurídico esta técnica presenta varios problemas. Desde el punto de vista ético, el primer problema es la aceptación de los cónyuges para que intervenga en la fecundación el gameto sexual de un tercero , para procrear una nueva persona, sin ningún tipo de responsabilidad sobre el nuevo ser que contribuye a crear.

La finalidad de esta técnica es de posibilitar a las parejas que no puedan procrear por distintas razones, no sintiéndose frustradas por el hecho de no poder ejercer una vocación de paternidad.
Problemas jurídicos que presenta: la filiación del niño por nacer, los derechos sucesorios del mismo y los alimentos que le corresponde. Además de estos problemas se presenta como por ejemplo cuando el esposo no es conciente de la realización de esta técnica, negar la paternidad, si lo desea.
Siendo en un futuro tal vez, esta técnica sin consentimiento del esposo una causal de divorcio.
Dependiendo del sitio donde se deposite el semen la inseminación artificial puede ser INTRAVAGINAL, INTRACERVICAL, INTRAUTERINA, INTRAPERITONEAL o INTRATUBARIA.
Con la inseminación intrauterina se obtiene la mejor tasa de embarazo, entre el 20-25% de probabilidades de embarazo por intento. Se recomiendan 5 ciclos consecutivos de inseminación artificial para agotar las probabilidades de éxito.
Una vez lograda la fecundación, el desarrollo del embarazo es normal; el riesgo de presentar un aborto, parto prematuro o un bebé con una malformación congénita es el mismo que en un embarazo obtenido por coito vaginal.
Para incrementar el porcentaje de éxito se recomienda aumentar la cantidad de óvulos en el tracto genital femenino estimulando los ovarios con medicamentos que inducen ovulación múltiple (estimulación ovárica). El seguimiento folicular indicará el momento de la ovulación y el día óptimo para la inseminación.
La inseminación artificial presenta un índice muy bajo de complicaciones, y éstas pueden ser :
 Dolor cólico
 Sangrado escaso que cede espontáneamente horas después de la inseminación
 Náuseas y vómitos
 Infección pélvica cuando hay antecedentes de hidrosalpinx o cuando hay infección cérvico-vaginal activa

Las contraindicaciones para realizar una inseminación artificial homóloga son :
 Incompatibilidad a Rh
 Ser portador de un enfermedad hereditaria
 Ser portador del virus del SIDA
 Tener una enfermedad crónica degenerativa (diabetes, hipertensión severa, etc.) descontrolada
 Presentar cáncer o estar bajo tratamiento con radioterapia, quimioterapia o citostáticos
 Cursar con una infección genital activa
 Tener contraindicación para un embarazo por razones médicas o psiquiátricas
 No aceptación por uno de los miembros de la pareja

Las contraindicaciones para realizar una inseminación artificial heteróloga son :
 No aceptación por uno de los miembros de la pareja
 Mujer soltera

Los objetivos principales de la inseminación artificial son :
 Asegurar la existencia de óvulos disponibles
 Acercar los espermatozoides al óvulo en el aparato genital femenino
 Mejorar e incrementar el potencial de fertilidad de los espermatozoides realizando una serie de procedimiento de laboratorio al eyaculado, llamados en conjunto CAPACITACION ESPERMATICA.
La capacitación espermática emplea una serie de técnicas de lavado con soluciones especiales o con gradientes de diferentes densidades que eliminan del eyaculado restos celulares, bacterias, leucocitos, espermatozoides muertos y lentos, secreciones seminales; al mismo tiempo se selecciona y concentra la población de espermatozoides más fértiles en un volumen aproximado de 0.5 mL que se introduce al útero aumentando con ello las posibilidades de fecundación. Las técnicas más empleadas son las de lavado y centrifugación, “swim-up” y filtración en gradientes de Percoll.

La Fecundación Extrauterina :
Esta técnica fruto de los avances de la ciencia y la biotecnológica en reproducción humana a permitido lograr la fusión del gameto femenino y masculino de manera extracorpórea, es decir, fuera del cuerpo humano, hecha en un laboratorio sin que esta ocasione perjuicio alguno al desarrollo de una futura vida humana.
Esta técnica busca la fecundación del óvulo por el espermatozoide fuera del aparato reproductor femenino, recurriendo para ello a procedimientos no naturales, los fines de esta técnica son : La procreación y La investigación humana científica.
Para que este tratamiento tenga éxito es necesario transferir al útero de 3 a 4 embriones , dependiendo de la edad de la mujer, para ello los especialistas extraen varios óvulos, fecundándose a todos. Si el número de embriones obtenidos supera la cifra ideal, los sobrantes se congelan para su posterior implantación o se destina para la experimentación científica.

La Fecundación Extrauterina puede ser Homóloga y Heteróloga
 Fecundación extrauterina homóloga: Se utiliza el semen o óvulo de los cónyuges donde no se presentan problemas de paternidad.
 Fecundación extrauterina Heteróloga : Se utiliza el semen o óvulo de un tercero aquí si se presentan problemas de filiación, alimentos.

Fertilización “In Vitro” y Transferencia de Embriones
Este nacimiento fue desarrollado por primera vez en Inglaterra, y ahora se ha trasformando en una terapia de infertilidad.
La Fecundación In Vitro consiste en reproducir el proceso de fecundación que se produce de manera natural, pero esta vez en el laboratorio de reproducción asistida, para lo cual se necesita tener en el laboratorio los ovocitos y los espermatozoides y un ambiente reproducible al natural para conseguir su fecundación mediante diferentes técnicas . Se necesita realizar un ciclo de estimulación ovárica con el objeto de conseguir numerosos ovocitos y garantizar una buena transferencia embrionaria e incluso poder congelar embriones sobrantes, para transferir en otros ciclos posteriores si no quedara embarazada en el primero, o si quisiera la paciente quedar de nuevo gestante.
Este método consiste en que los espermatozoides del hombre y los ovocitos de la mujer se combinan fuera del cuerpo en un plato de laboratorio y son chocados en una incubadora, luego que ocurre la fertilización, el embrión resultante es transferido al útero por vía vaginal para que allí continúe su desarrollo en forma natural.

Requisitos:
Este complejo procedimiento precisa también que se cumplan una serie de requisitos:
 Función ovárica activa.
 Madurez ovocitaria.
 Recuperación espermática de una cantidad mínima de que nos permita confiar en el éxito de la fecundación. Necesitamos una concentración de espermatozoides con buena movilidad mínima de 100.000 por mililitro.

Indicaciones principales :
 Factor masculino moderado.
 Aglutinación espermática grave.
 Factor tubárico
Mediante estas técnicas, pretendemos conseguir fecundar los ovocitos de la paciente, situación que en condiciones espontáneas no se hubiera producido o al menos hubiera sido muy dificil.
La FIV consta de seis fases: estimulación del ovario con hormonas, extracción de ovocitos, inseminación de los mismos, cultivo in vitro hasta embrión en diferentes estadios de desarrollo, transferencia embrionaria y congelación y descongelación de embriones en su caso.

  1. La estimulación del ovario permite obtener varios óvulos en un mismo ciclo y es necesaria, ya que las posibilidades de embarazo aumentan de forma proporcional al número de embriones transferidos, puesto que no todos los ovocitos obtenidos llegan a ser embriones aptos para la transferencia.
  2. La estimulación precisa de inyecciones intramusculares y/o subcutáneas y de varias (3 o 4) visitas a las consultas de los Centros para monitorizar el resultado de la misma. La probabilidad de que ocurra una respuesta exagerada (hiperestimulación) con riesgo para una paciente es inferior al 1%.
  3. Extracción de ovocitos: La extracción se efectúa mediante una punción transvaginal bajo control ecográfico. La duración media de esta intervención es de unos 15 minutos, se realiza bajo sedación y la paciente está en condiciones de marcharse a su domicilio tras 20 o 30 minutos. El riesgo de sufrir alguna complicación durante la extracción de ovocitos es de 1 por cada 2.500 casos, por lo que se puede considerar inapreciable.
  4. Inseminación. Una vez obtenidos los ovocitos, se requiere una muestra de semen. Para realizar la inseminación existen dos alternativas: la inseminación clásica, colocando juntos los ovocitos con los espermatozoides previamente tratados y seleccionados; y la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI) .Con ello solucionamos prácticamente cualquier tipo de esterilidad de origen masculino.
  5. Cultivo in Vitro del Embrión. Los ovocitos fecundados se constatan al día siguiente. Desde este momento los embriones se mantienen en el tipo de cultivo adecuado para su desarrollo en cada caso. Habitualmente los embriones permanecen en cultivo un total de tres días. En algunas ocasiones, es conveniente prolongar el cultivo de los embriones en el laboratorio hasta el estadio llamado de blastocisto. Para ello se utiliza la técnica del Co-cultivo Embrionario con células de endometrio, que ha sido desarrollada originalmente cuya utilidad está reconocida internacionalmente.En estos cultivos los embriones se desarrollan durante 6 días alcanzando la mayoría de ellos el estadio óptimo para la implantación.
  6. Transferencia embrionaria: El momento de la transferencia de los embriones al útero materno se decide en cada caso particular. Dependiendo de las características de los embriones, los embriólogos aconsejan el momento más adecuado entre el segundo y sexto día después de la obtención y fecundación de los ovocitos. Así mismo, la transferencia se puede realizar bien en el útero o en las trompas. La transferencia uterina tiene lugar por vía transcervical, no requiere anestesia y es la más común en FIV. Habitualmente transferimos 2 o 3 embriones, porque la elevada tasa actual de implantación embrionaria aconseja limitar su número para reducir así la incidencia de gestaciones multifetales (nuestras estadísticas demuestran que éste es el número que da mayores tasas de embarazo sin incremento del riesgo de gestación múltiple).
    A modo orientativo, podemos decir que desde finales de 1999 y de forma constante durante los últimos años, las tasas de embarazo con FIV e ICSI no han bajado del 50%, siendo superiores al 60% en el caso de donación de ovocitos. Además, las tasas de éxito con transferencia de embriones congelados son ya equiparables a los demás tratamientos, superando el 40%.
  7. Congelación y descongelación de embriones: después de la transferencia del número de embriones adecuado para cada caso, el resto de embriones viables son sometidos a un proceso de congelación para poder conservarlos durante un tiempo. Este procedimiento permite la disponibilidad de estos embriones en el momento en que sean requeridos por la pareja. Si no ha habido embarazo, o tras haber finalizado el mismo, se procede a la descongelación y transferencia de los embriones que sobreviven a la congelación. Aunque históricamente, los resultados con embriones congelados han sido más bajos que con otros tratamientos, en los Centros IVI desde hace dos años son prácticamente iguales que con FIV. No hay mayor riesgo de aborto o malformaciones embrionarias por transferir embriones que anteriormente estaban criopreservados. De acuerdo a la Ley de Reproducción Asistida, el tiempo máximo que unos embriones pueden ser guardados en estas condiciones es de cinco años.

El éxito de estos procedimientos estriba principalmente en cinco fases:

  1. adecuada selección de los casos, con oportuna estrategia para recomendar a cada pareja el procedimiento con mayor probabilidad de éxito;
  2. disciplina de la pareja para seguir estrictamente las indicaciones del equipo médico;
  3. estimulación ovárica óptima de acuerdo a los protocolos actuales, ya que se asegura una mayor captura y adecuada madurez ovular;
  4. abordaje de captura ovular que reúna facilidad de acceso al ovario acorde a la experiencia del operador con una adecuada relación costo/beneficio;
  5. condiciones óptimas en el laboratorio de gametos tanto para la capacitación espermática como para el reconocimiento y adecuada tipificación de los ovocitos capturados, su cultivo, inseminación y el proporcionar condiciones ambientales idóneas de crecimiento para obtener pre-embriones aptos para la transferencia con adecuadas posibilidades de implantación.
    La realización de algunas fases antes mencionadas puede hacerla cualquier ginecólogo entrenado en biología de la reproducción, mientras que hay pocas personas entrenadas para la organización y el correcto funcionamiento de un Laboratorio de Gametos, que ha sido reconocido como la piedra angular del éxito. Nuestro grupo además de implementar condiciones de trabajo eficientes ha sido muy cuidadoso en instrumentar estrictos y permanentes controles de calidad.
    El éxito de la FIVTE ha sido de aproximadamente un 15-20%.
    El programa de donación de ovocitos se desarrolla para pacientes que por diferentes causas no presentan función ovárica capaz de producir ovocitos con calidad capaces de originar una gestación. De esta manera dispondríamos de ovocitos donados por mujeres jóvenes y sanas que de manera altruista donan sus gametos para aquellas mujeres que los necesitan.
    El programa de donación de ovocitos consiste en la preparación endometrial de la paciente receptora, de tal forma que cuando se dispongan de ovocitos de donante compatible en grupo sanguíneo, factor Rh y aspecto físico, se inseminen estos ovocitos donados con el semen de la pareja de la receptora o de donante si fuere necesario y los embriones producto de esa fecundación sean transferidos a la receptora para procurar una gestación. Este programa funciona en gran manera como un programa de donación de órganos motivo por el cual se han de observar cierta coordinación con el centro.
    Requisitos
    Se requiere para entrar en este programa:
     Función ovárica inactiva ó deficiente en cantidad o calidad ovocitaria.
     Calidad endometrial preservada.
     Tener semen congelado en el centro o capacidad de desplazarse al mismo en 2 horas desde ser requerido el paciente.

Indicaciones principales
 Fallo ovárico precoz (FOP).
 Menopausia fisiológica.
 Menopausia quirúrgica.
 Enfermedades hereditarias de la paciente que impidan la utilización de sus ovocitos.
 Mala calidad ovocitaria o embrionaria dependiente del gameto femenino.
En todas estas situaciones la recepción de ovocitos donados es la única salida para ser madres. Y es posible gracias a que existen mujeres que se acogen a programas rigurosos de donación de óvulos para ayudar a otras mujeres que sienten igual que ellas, y que desean por encima de todo tener un hijo.
La tasa de gestación por transferencia embrionaria es del 50%. La tasa acumulada de gestación cuando las pacientes se someten a 4 ciclos alcanza el 94,8%. La tasa de aborto es del 23,64% y la de gestación ectópica, de 1,28%.
El porcentaje de gestaciones múltiples inherente a las técnicas de reproducción asistida se ve reflejado en la donación ovocitaria; de este modo, en nuestra casuística de nacimientos tras donación ovocitaria se puede comprobar que el 64.70% de los nacimientos han sido de un recién nacido vivo único y un 33.58% gemelares. Al nacer los bebés los pacientes deben comunicarnos el día, vía del parto, pesos de los recién nacidos, etc, para cumplimentar el adecuado registro de los niños nacidos tras reproducción asistida.

Transferencia Intratubaria de Gametos:
Técnica desarrollada en Estados Unidos desde el año 1984, consistiendo en la transferencia de gametos, es decir óvulo y espermatozoides a la trompa de Falopio femenina antes de que ocurra la fertilización, es importante señalar que para la aplicación de esta técnica es imprescindible que la mujer tenga las trompas de Falopio sanas, ya que en la transferencia intratubárica de gametos, estos se ponen en contacto y se transfieren a una o ambas trompas de Falopio.
Con la aplicación de esta técnica la fertilización tiene lugar en la trompa de Falopio, al igual que en la fertilización natural, donde una vez fertilizado el embrión viaja hacia el útero espontáneamente.
La ventaja en la utilización de esta técnica es que la estancia hospitalaria es solamente por unas horas. El éxito con esta técnica es aproximadamente de 30 a 25 %.

Inyección Intracitoplasmática de espermatozoide
Esta es una de las técnicas más recientes que se utiliza en las clínicas de fertilidad, siendo desarrollada en Bélgica desde 1992.
Esta técnica es un procedimiento de micromanipulación de gameto, es aplicada cuando el esperma del hombre es insuficiente, es muy malo, de muy baja calidad o simplemente no tiene espermatozoides.
La inyección intracitoplasmática consiste en extraer espermas directamente dentro del testículo con una aguja especial, y con una pipeta especial se introduce un solo espermatozoide dentro del óvulo femenino activando de forma inmediata todo el sistema natural de fertilidad y en las horas siguientes podrá formar o no embriones.
La microinyección de un sólo espermatozoide en el ovocito es un tratamiento igual al de la FIV excepto en el modo de inseminar los ovocitos. Sólo es necesario un espermatozoide vivo para cada ovocito por lo que, a diferencia de la FIV, puede realizarse con muestras de semen de bajísima calidad; incluso en casos de ausencia total de espermatozoides en el eyaculado, ya que en estos casos obtenemos los espermatozoides directamente del epidídimo o del testículo mediante una pequeña intervención practicada al varón, llamada biopsia testicular y que puede realizarse una vez obtenidos los ovocitos. Sin embargo, hemos desarrollado por primera vez en el mundo técnicas de congelación de biopsia testicular que permiten utilizar con éxito para ICSI los espermatozoides de cualquier procedencia (eyaculado, epidídimo o testículo) tras su descongelación. Además, en la mayoría de los casos no es necesario descongelar toda la muestra congelada, por lo que una sola biopsia suele permitir la realización de varios intentos de ICSI.
Las posibilidades de éxito con ICSI son las mismas que con la FIV convencional. Sin embargo, es importante considerar que las parejas sometidas a ICSI tienen un problema primario mucho más grave: la dificultad de fecundación con los espermas del varón. Por ello es importante destacar que con esta técnica, incluso con muestras de esperma de la más baja calidad, únicamente en el 2% de los casos se produce un fallo de fecundación de todos los ovocitos inyectados, pero suelen ser casos con menos de tres ovocitos maduros disponibles.
Cuando las muestras de semen son muy patológicas, siempre realizamos análisis complementarios para localizar si existen defectos cromosómicos y/o genéticos que puedan justificar la patología e incluso recomendar que no se emplee esa muestra sin las debidas precauciones. En estos casos, también es más probable encontrar embriones de peor calidad.
Las posibilidades de embarazo con ICSI son básicamente las mismas que con la FIV, teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado sobre la calidad espermática.
Al final de este procedimiento se obtiene determinada cantidad de embriones, de los cuales podrán poner 3 embriones en la cavidad uterina si es menor de 35 años, y 4 embriones cuando es mayor de 35 años, con el objeto que, de lograrse la gestación se tendría un máximo de cuatrillizos excepcionalmente.

Técnicas accesorias a las técnicas de reproducción asistida.
Los bancos de semen y los bancos de embriones
El Banco de semen es un servicio integrado en los grupos de reproducción asistida que permite conservar semen congelado para ser utilizado en el momento oportuno.
El esperma obtenido por la masturbación o por coito interrumpido es depositado en el banco de semen, se almacena en un termo con nitrógeno líquido dentro de ampolletas y luego se congelan a la temperatura de –196° grados centígrados, logrando que los espermatozoides permanezcan en estado de hibernación con ausencia de actividad celular. El semen puede ser congelado hasta 10 años sin sufrir ningún tipo de alteración.
Los bancos de semen sirven para procedimientos de inseminación heteróloga, con lo cual se permite el embarazo en parejas con varones azoospérmicos o con alteraciones graves en el número, movilidad o morfología espermática.
Los donantes de semen son jóvenes voluntarios que acuden desinteresadamente al banco aportando periódicamente sus muestras para su utilización tanto en inseminaciones artificiales de parejas infértiles como en pruebas diagnósticas.
Los estudios iniciales de los donadores incluyen el ensayo de penetración en óvulos de hámster y análisis seminal (4 especímenes pre y postcongelación). Todos los donadores han sido estudiados con un examen físico completo, incluyendo el examen urológico; el tamizaje genético incluye análisis cromosómico, Tay Sachs, talassemia, anemia falciforme y la historia de enfermedades de transmisión genética. El tamizaje de laboratorio clínico incluye VIH (virus del SIDA), hepatitis B, Chlamydia, Mycoplasma, citomegalovirus, sífilis y gonorrea.
Todas las muestras tienen una cuarentena de 6 meses, para confirmar la ausencia del virus del SIDA en el donador.
La tasa promedio de embarazo con los donadores de estas muestras es de 19% por ciclo; la densidad promedio de espermatozoides móviles antes de congelación es de 89 millones/mL y después de descongelación de 45 millones /mL. La edad promedio de los donadores al dar la muestra es de 24.5 años.
Para ser donante de semen del IVI hace falta:
 Tener entre 18 y 35 años.
 Ser estudiante universitario o poseer un coeficiente de inteligencia normal.
 No padecer por parte del donante ni de sus familiares directos trastornos genéticos mayores ni enfermedades hereditarias.
 No padecer enfermedades de componente hereditario tales como: asma, diabetes, epilepsia o hipertensión arterial.
 Ser seronegativo para la hepatitis vírica, sífilis, herpes, virus de la inmunodeficiencia humana y citomegalovirus.
 No padecer infecciones bacterianas evaluables en cultivos de sangre y semen.
 Poseer un semen con características suficientes para sobrevivir a la congelación con garantías.
Tras haber descartado la existencia de enfermedades hereditarias y congénitas que se detallan en el apartado anterior, se examinará una primera muestra de semen en el microscopio, donde se observará cantidad y movilidad de los espermatozoides. A la semana siguiente, se repetirá el examen microscópico de otra muestra y, si ésta fuera óptima, se realizaría una prueba de congelación de la misma. Con posterioridad, se descongelará la muestra y se observará la supervivencia a la congelación. Si ésta fuera aceptable, se procederá a realizar los cultivos de sangre y semen y a continuación se citará al donante para sus próximas entregas.
El varón tiene la posibilidad de guardar su semen congelado en caso de que :
 por estar desplazándose constantemente su presencia no coincide con los períodos fértiles de la pareja
 vaya a ser sometido a vasectomía, cirugía prostática, cirugía testicular, quimio y radioterapia.
Es importante recordar que en la actualidad la mayor demanda del banco de semen es por parejas en segundas nupcias y cuyo esposo está vasectomizado. En el caso de varones que se vayan a someter a vasectomía, la autopreservación es una mejor alternativa a la recanalización de deferentes.
El procedimiento es muy simple.
Después de una entrevista donde se explica el procedimiento con sus alcances, limitaciones e implicaciones legales, se realizarán unos estudios obligados que son espermatobioscopía directa, espermocultivo con búsqueda de Chlamydia y Mycoplasma y estudio de VIH.
Posteriormente se realiza una prueba de congelación-descongelación con análisis de la calidad final de la muestra para asegurar que el semen sea apto para la congelación. En caso de cumplir con los requisitos se mantiene congelada el resto de la muestra obtenida.
Esta muestra posiblemente permita obtener hasta 4 o 5 viales que equivalen cada uno a una dosis de inseminación. Habitualmente se requieren como máximo 5 dosis para lograr un embarazo en una mujer normal. Si la calidad de la muestra inicial no es satisfactoria, se requieren más muestras hasta lograr el total de las dosis que solicite el paciente.
Estos bancos son creados con la finalidad de congelar espermatozoides o embriones que, posteriormente, son descongelados, bien para fecundar óvulos, para hacer transferencia al organismo femenino y continuar allí su desarrollo embrionario. En el estado actual de la técnica, no se congelan gametos femeninos por falta de garantías de resultados satisfactorios.
En ocasiones después de una captura ovular para GIFT se obtiene un mayor número de óvulos de los necesarios. Debido a que la tecnología para congelar óvulos todavía está en etapas de investigación, se inseminan los ovocitos sobrantes y los pre-embriones resultantes se congelan en etapa de 4-6 células. Si en el primer procedimiento no hay embarazo, la reserva de pre-embriones congelados nos permite uno o varios ciclos de transferencia de preembriones, donde en cada intento se descongelarán 3-4 preembriones que se transferirán al útero.
En la FIVTE se utiliza el mismo procedimiento cuando después de la fertilización hay más de 4 preembriones para la transferencia intrauterina. Los preembriones excedentes se congelan para, si no hay éxito en el primer intento, en otro ciclo, ya sin estimulación hormonal ni captura ovular, se descongelen y transfieran 3-4 de ellos al útero.
Los preembriones pueden permanecer congelados por Ley hasta 5 años.

La maternidad de subrogación o de alquiler de úteros
Es el método o técnica que adoptan aquellas parejas estériles porque la mujer no puede ovular o no estériles pero en las que la mujer o no puede o no quiere soportar la carga del embarazo, se acude a mujeres fértiles o mujeres dispuestas a llevar adelante el embarazo, con el compromiso de ceder el hijo a la pareja, al tiempo de su nacimiento, con o sin compensación económica. Presenta tres posibilidades:
a. Que la madre gestante aporte su óvulo.
b. Que esa fecundación se realice in vitro y luego el embrión sea transferido.
c. Que la madre gestante se limite a poner su útero para recibir un embrión en cuya formación de ningún modo ha intervenido.
En caso de anormalidades o ausencia del útero, no resulta posible para una mujer el desarrollo de un embarazo, aparece así la posibilidad de acudir a madres sustitutas o subrogadas, es decir, mujeres en cuyo vientre se implanta el embrión logrado con los gametos de una pareja formada por otra mujer y su esposo, para que allí transcurra el embarazo y, tras el nacimiento del niño sea entregado a sus padres biológicos.
Si media un contrato por el cual la pareja obtuvo de la mujer, a título gratuito u oneroso, el alquiler o el préstamo de su vientre, con el compromiso de entregar posteriormente el niño, parece evidente que este acuerdo, en sí mismo, carecerá de relevancia, ya que el estado de familia no puede ser materia de negociación privada de los particulares.
De manera que produciéndose tal acuerdo, cabrá resolver, con prescindencia de él, si el hijo lo es de la madre que dio el óvulo o de la que aportó el vientre para la gestación.
Aparece en favor de la madre gética, el argumento de la realidad biológica; a favor de la madre portadora, el proceso de gestación que produce un vínculo intenso e íntimo entre la gestadora y la criatura que crece en sus entrañas.
Este tema provoca además la discusión previa de si debe o no aceptarse el recurso de acudir a la madre subrogada.
Esta maternidad de subrogación o de alquiler de úteros resulta un problema cardinal de la fecundación artificial, es el caso de la mujer que ofrece su útero para que se desarrolle en éste el embrión concebido extracorpóreamente, para después entregar el niño a sus “verdaderos” padres.
Resulta escalofriante hablar de un contrato, puesto que no se trata de relaciones patrimoniales. Si seguimos el orden de ideas que se dirigen a considerar esta situación como un contrato, se llegaría a la aberración de discutir si se trataría de un contrato de prestación de servicios o quizás un contrato de obra, el cual podría tornarse en su aspecto empresarial, que traería consecuencia inimaginables. Por tal motivo, no se puede estar de acuerdo con quien sostiene que: “Aceptar que se contemple dentro del sistema contractual la posibilidad de ceder la capacidad reproductora de una persona, mediante convenios de subrogación de maternidad o de alquiler de vientre, puede tener un beneficio claro; la satisfacción de la necesidad de tener hijos que muchas parejas no pueden el día de hoy cubrir por sí solas”. Es imperativo recordar que dentro de este contexto, se nos presenta una realidad en la cual hay dos sujetos de derecho: la persona individual, que es la mujer que ofreció su útero y el concebido que se halla dentro de la mujer. Es imposible hablar de cláusulas y de contratos en esta situación, por cuanto el objeto de la relación contractual, no puede ser, de ninguna manera, el ser humano. Sería inaudito discutir contractualmente qué pasaría si se “pactó” por un hijo y resulta un parto múltiple o si el menor nace con síndrome de Down y nadie lo quisiera aceptar. En este último caso ¿cabe hablar de responsabilidad contractual por producto defectuoso?
En el caso de la mujer que ofrece su útero, se presentan dos hipótesis, a saber:
1.- Cuando la mujer oferente no solo cede su útero, sino también sus óvulos, como es el caso King-Jalber.
2.- Cuando solo se cede el útero, transfiriendo un embrión concebido extracorpóreamente.

Intervenciones Quirúrgicas sobre Embriones y Fetos
Estas técnicas van encaminadas al tratamiento médico, en sentido estricto, del nasciturus, convertido pues, en paciente, de modo que son manipulaciones o intervenciones con fines exclusivamente diagnósticos o terapéuticos. La medicina prenatal hace posible, hoy la curación de enfermedades o defectos, detectados en las primeras fases de la vida, y remediados también antes del nacimiento.
Los avances de la llamada microcirugía son espectaculares, el conocimiento cada vez más perfecto del hombre, en sus primeras fases de vida, va permitiendo el ensanchamiento de las posibilidades terapéuticas de medicina y cirugía.

Investigación y Experimentación con Gametos, Óvulos Fecundados, Embriones o Fetos
Deben incluirse aquí todas las manipulaciones posibles, según el grado de desarrollo de la ciencia y técnicas prenatales, realizadas sobre gametos, embriones o fetos, encaminadas a mejorar o perfeccionar las técnicas comprendidas en los dos grupos anteriores, o con fines diagnósticos, terapéuticos, industriales, o de estudio de los procesos generadores o de desarrollo de las cédulas genéticas y, en general, de la reproducción humana.
El avance asombroso en medicina y cirugía ha exigido, obviamente, mucha actuación propedéutica, previa, sin la que es imposible avance alguno. Pero no menos evidente es el hecho de que la investigación no es un fin en sí mismo y de que también en este campo el fin no justifica los medios.
Estamos llamados a pronunciarnos en término de regulación, de ordenación, esto es, para determinar la frontera entre lo permitido y lo prohibido de las técnicas expuestas anteriormente. Regular de manera prioritaria la situación del embrión, del nasciturus, como persona o como ser vivo de la especie humana, en sus primeras etapas de vida, o como simple organismo celular de naturaleza incierta.
Ya estamos en avances tan extraordinarios y a la vez temerosos pues las técnicas eugenésicas que son capaces de mejorar alguna deficiencia que pudiera tener el embrión, pero el abuso de estas técnicas no sólo busca la salud vital del niño sino busca a niños perfectos, sanos y guapos. Discriminando de esta forma a aquellos niños que por falta de recursos económicos, o baja situación económica no pueda acceder a ello conformando con los hijos que Dios les dé.
José Enrique Bustos menciona que “el legislador a de tener siempre presente que la sociedad no está compuesta de arcángeles sino de hombres”.