Los Derechos fundamentales de la Persona

A su turno, Carlos I. Massini, (2011)[1] Nos hace la referencia que los derechos fundamentales llevan implícita la noción asociada de dignidad humana e historia, ya que de un lado la primera exige que la sociedad y el Estado respeten la esfera de la Libertad, igualdad y desarrollo de la personalidad del hombre  y del otro, porque a través de los tiempos este descubre y posteriormente normativiza aquellas facultades que le sirven para asegurar las condiciones de una existencia y coexistencia cabalmente humanas. Rubén Hernández Valle (1995), nos señala que en perspectiva histórica se refieren a todas aquellas exigencias relacionadas con las necesidades de una vida digna, y que pueden ó no encontrarse positivados en los diferentes ordenamientos jurídicos.[2]

Esta visión suprapositiva condiciona la actividad del Estado y la sociedad a asumir la responsabilidad permanente e inexcusable de afirmar su plena verificación por lo tanto las estructuras, formas de organización y las funciones que estas tienen como fin el garantizamiento y promoción de estos atributos y facultades incitas del ser humano, que por tales son superiores a las que propiamente emanan de la adjudicación o concesión de la organización social ó estadual.

El Contenido Esencial de los Derechos Fundamentales.-

Todo derecho fundamental tiene un contenido jurídicamente determinado, el cual es inmodificable, en caso sea necesario llevar a cabo una regulación infraconstitucional para posibilitar su goce y ejercicio en la vida comunitaria.

Las Garantías Institucionales.- Mediante las garantías institucionales se consolida la eficacia normativa de un complejo normativo sistematizado, ello implica rebasar la mera protección abstracta o las simples prohibiciones al Estado, para ascender a la exigencia de una determinada conducta por parte del cuerpo político en cuanto al aseguramiento concreto y tangible de los valores, principios, consecuencias jurídicas y finalidades coexistenciales contenidas en dicho complejo normativo.

El respeto a la garantía institucional se impone al Estado, a efectos que la ordenación complementaria de la constitución sea concordante con su deber de fidelidad a aquella.

Las constituciones contienen una pluralidad de instituciones jurídicas, vale decir que comprenden a un conjunto de normas que regulan las relaciones jurídicas de cierto género, estas agrupan a una pluralidad de preceptos que son afines en función de su objeto de regulación, así las instituciones jurídicas como la familia, él matrimonio, la educación, la autonomía universitaria etc., expresamente mencionadas en la constitución devienen en componentes primordiales del sistema político-jurídico, las normas de estas instituciones constituyen un conglomerado sistematizado y regulador de situaciones jurídicas tendientes a cumplir una finalidad común, cuya presunción se estima indispensable para asegurar la vida de las constituciones.

Al igual que los derechos fundamentales estas instituciones tienen también un contenido indisponible para la actividad legislativa, en ese orden de ideas la garantías institucionales ofrecen una protección homóloga a las expuestas en relación a las garantías del contenido esencial de los derechos fundaméntales, como consecuencia de la existencia de estas garantías el Estado se encuentra sujeto a parámetros en cuanto a la reglamentación de dichas instituciones.

Francisco J. Bastida Freijedo (2004), nos señala que las garantías institucionales permiten realizar lo siguiente:

  • Cumplir una función de aseguramiento de una institución jurídica determinada, que la Constitución liga a un derecho fundamental.
  • Imponer al Estado la implementación de una estructura infraconstitucional cuya existencia es necesaria para la eficacia político-jurídica de la constitución.

Dentro de las culturas políticas liberales modernas, los derechos humanos básicos son definidos como aquellos que pueden ser sostenidos en una sociedad que las siguientes reglas básicas:

  1. Todos los individuos deberían poder actuar de la forma que elijan, siempre que al hacerlo no priven a otros individuos del mismo derecho.
  2. Todos los individuos deben tomar responsabilidad por las consecuencias de sus actos.[3]

[1] Carlos I. Massini, (2011). Los Derechos Humanos Edit. Idemsa Lima – Perú

[2] Hernández Valle, Rubén (1995).  Derecho procesal constitucional, JURICENTRO, San José de Costa Rica.

[3] Francisco J. Bastida Freijedo (2004) Los Derechos Humanos.