EVOLUCIÓN DE LA ÉTICA

EVOLUCION DE LA ETICA

1.1. DEFINICIÓN DE LA ETICA

La ética es la parte de la filosofía que trata de la moral y obligaciones del hombre.

La ética es la teoría o ciencia del comportamiento moral de los hombres en sociedad. O sea, es ciencia de una forma específica de conducta humana. La ética se ocupa de un objeto propio: el sector de la realidad humana que llamamos moral, constituido por un tipo peculiar de hechos o actos humanos. Como ciencia, la ética parte de cierto tipo de hechos tratando de descubrir sus principios generales.[1]

1.2. LA ÉTICA Y SU MÉTODO

1.2.1. El Carácter Científico y Racional de la Ética

La palabra ética viene del griego ethos, que significa costumbre y la palabra moral viene del latín mos, moris que también significa costumbre. Por lo tanto como ya se mencionó en capítulo anterior ética y moral etimológicamente significan lo mismo. Las dos palabras se refieren a las costumbres. Por lo que la definición nominal de ética sería la ciencia de las costumbres. Pero lo que en realidad le interesa a la ética es estudiar la bondad o maldad de los actos humano, sin interesarse en otros aspectos o enfoques. Por lo tanto podemos determinar que su objeto material de estudio son los actos humanos y su objeto formal es la bondad o maldad de dichos actos. Con esto podemos da una definición real de la ética como la Ciencia que estudia la bondad o maldad de los actos humanos. Con esta definición tenemos que la Ética posee dos aspectos, uno de carácter científico y otro de carácter racional

El carácter científico que da fundamentado en que la ética es una ciencia, pero ¿por qué una ciencia?, ¿por que no una técnica?. Bueno pues para aclarar esta duda tenemos que definir lo que es una ciencia; la ciencia es un paradigma fundamentado, paradigma porque establece un modelo universal o patrón de comportamiento de la realidad y nos puede decir como se va a comportar dicha realidad, o sea que la ciencia puede predecir el comportamiento de un objeto debido a que proporciona el modelo bajo el cual actúa, así pues la ciencia no nos “indica” como se comporta un objeto sino como “debe” actuar un objeto. [2]Es fundamentado ya que utiliza el método científico, que es el encargado de corroborar por todos los medios posibles la adecuación del modelo con la realidad. Recordemos que el modelo inicial que propone la ciencia es una hipótesis y que gracias al método científico, la hipótesis puede comprobarse y en ese momento se trata ya de un modelo fundamentado. En fin el carácter científico de la ética queda fundamentado en virtud de que esta disciplina presenta un paradigma de conducta valiosa que el hombre debe realizar. El carácter racional viene por el uso de la razón. La ética no es una ciencia experimental, sino racional ya que fundamenta sus modelos éticos por medio de la razón. Ésta razón nos proporciona causas, razones, el porqué de la bondad en una conducta realizada.

Con todo esto se puede decir que a la Ética le concierne proporcionar las razones por las que ciertas conductas son buenas y por lo tanto dignas de realizarse, también de argumentar en contra de conductas malas como el homicidio, la drogadicción, el engaño, el robo, etc.

1.2.2. La Ética es una Ciencia Normativa

La Ética también es una ciencia normativa ya que estudia lo que es normal, pero no lo normal de hecho, que es lo que suele suceder, sino lo normal de derecho, o sea lo que debería suceder, por lo tanto la Ética es una ciencia que estudia lo normal de derecho. Entonces podemos decir que se está actuando de un modo ético cuando en esta conducta lo normal de hecho coincide con lo normal de derecho.[3]

1.2.3. El Método de la Ética

La Ética como toda ciencia posee un método por medio del cual se tenga un conocimiento profundo de la conducta humana. El cual consiste en los siguiente pasos:

  • Observación. Este paso también es propio del método científico. La observación no solo consiste en acercarse al hecho real y percibir a través de los sentidos en forma penetrante y amplia.
  • Evaluación. A partir de la percepción del acto por medio de la observación, se emiten un juicio de valor moral, es decir tratar de catalogar el acto observado dentro de las categorías morales previamente establecidas estudiadas como pueden ser: reprobable, honesto, obligatorio, bueno, amable, recomendable, etc. Es necesario existan matrices de valoración moral para así poder catalogar con más detalle el acto estudiado.
  • Percepción axiológica. Es este aspecto se trata de descubrir en forma personal los valores que todavía no se ha sido capaz de descubrir o percibir en este acto. Una vez hecho esto podemos darle un valor al acto estudiado de acuerdo a una escala de valores.

1.2.4. Conceptualización y conocimiento holístico en Ética

Existen dos conceptos que aclaran el modo de cómo son captadas en la mente los temas propios de la Ética. Los conceptos son dos vocablos alemanes, Verstand y Vernunft .[4]

Verstand significa intelecto. Se trata de la inteligencia o sea la conceptualización, análisis, razonamiento y percepción con toda claridad de un significado. El concepto claramente percibido es una ventaja en el terreno científico pero cuando se trata de captar la realidad en toda su riqueza, sus aspectos y dimensiones, es una desventaja ya que está demasiado delimitado o definido con precisión. Esto es que no podemos aplicar el Verstand a una obra de arte, ya que se puede hacer una descripción oral y perfecta de dicha obra pera no es suficiente para que logre atraer a nuestra mente todo lo que contiene esa obra, ya sea una novela, pieza de teatro, pintura, sinfonía, etc. Esto mismo sucede cuando se trata de captar valores, ya sean morales, estéticos o intelectuales. La Verstand nos puede dar el concepto de un valor, pero nunca hacernos percibir le valor en sí mismo. Es ahí donde entra el concepto Vernunft.

Vernunft se refiere a un tipo de conocimiento totalmente opuesto al Verstand ya al de la razón precisa y rigurosa. Vernunft es un modo de captar la realidad sin necesidad de conceptos.. En el caso de los valores ocurre cuando ya se sabe la definición del valor, se acepta y se asimila, mas no necesariamente se puede actuar con valor. Esto es por ejemplo, un campesino que no ha ido a la escuela, nunca ha tomado una clase de ética, pero eso no quiere decir que no sepa lo que es ser bueno, honesto, íntegro. Pudiera ser que no sepa definir con palabras esos valores, mas sin embargo los ha aceptado como parte de su conducta humana. En la Psicología a este tipo de conocimiento (Vernunft) también se le ha llamado Conocimiento Holístico. En Pedagogía se le ha citado cuando se hace referencia a la síntesis, llamada en alemán Aufhenbung y consiste unir los significados que parecían oponerse y excluirse. Por ejemplo la tesis y la antítesis captadas por medios de Verstand, o sea de manera conceptual, se contraponen y excluyen, en cambio por medio de Vernunft, estas se fusionan en un significado unitario, superior, armónico, holístico.

1.3. EXTENSION DE LA ETICA

La ética parte de la concepción del análisis de la conciencia moral, que va a apartar de la reflexión en el juicio, que va a partir del contenido, su sentido, su estructura  su energía y validez de la realidad dentro de la vida o establecer una jerarquía de los valores vitales.[5]

Kant mencionaba que el imperativo categórico, no pretende ser otra cosa  que la fórmula ilumina de pronto a esa conciencia en su profundidad metafísica y le presta una dignidad elevada por encima de cualquier  otro valor; Sólo esta fórmula confiere a la vida, junto a la conciencia, su forma nítidamente perfilada.

La ética  parte de los valores y experiencias fundamentales, y estos a su vez domina, transforma o impulsa toda la existencia. La vida productiva tiene una forma  histórica individual resulta de las exigencias éticas que surgen de nuestra  situación vital y que representan la solución moral de ésta el filósofo no lo saca de si mismo, sino que la encuentra como norma que rige el trabajo de la época con la más íntima conciencia. De esta consciencia subterránea, que vive y actúa en millones de cabezas envilezca sus obras.

Otro soporte importante de la ética son los sistemas culturales, es decir los grandes nexos efectivos en que se unen los hombres para llevar a cabo sus realizaciones  históricas.  El hecho o juicio ético aislado cede su lugar a la gran estructura de la faena humana. La ética es distinto según el sistema cultural, y que las diferentes teorías expresan el sentido, revelan la estructura moral de uno sólo de estos sistemas.

Otro reporte de la ética es la expresión que ha encontrado la experiencia ética en la música, las artes plásticas, la poesía y sobre todo en el drama, es decir el aspecto subjetivo de la moral sus conflictos y procesos de la realidad personal y elaborados hasta alcanzar un estado de pureza cristalina.  Los grandes motivos, la trágica posición del hombre en medio de ellos, el paso a la culpa y luego su catarsis  por medio de la expiación, la designación o el humor, esas tres formas de tendencia tan dispares, que existen para el conflicto de nuestra existencia moral. 

La pedagogía es un criterio de verdad de mostrar afirmaciones, pues en el fondo no es sino una construcción sistemática de la vida más elevada en el hombre. Es inevitable pues que en la estructura de la labor pedagógica se encuentre asimismo la estructura de esta vida más elevan.  La ética parte de la verdad y el conocimiento que transcurre más allá del ideal positivas de las tradiciones de la costumbre, por lo que la meta, inmutable que me guía como estrella en la verdad, por que es ella que manifiesta al hombre su propia dirección y norma, aunque quizá nunca alcance su fin ha comprendido en absoluto, y por lo tanto puede realizarse plenamente.

El carácter de la verdad de la ética se conceptúa de dos formas :

  • Su comprensión
  • La importancia de esta comprensión para entender  los fenómenos de su ámbito.

La ética consta del siguiente principio ético e idéntico donde quiera que un hombre esté estructurando su existencia moral. El principio estructural y el estilo de la persona.

1.4. EL OBJETO DE LA ÉTICA

Su objeto de estudio lo constituye un tipo de actos humanos: los actos conscientes y voluntarios de los individuos que afectan a otros, a determinados grupos sociales o a la sociedad en su conjunto.[6]

1.5. EL BIEN COMO DEBER

Caracteres del Deber

Hemos definido el deber como la obligación que contiene la norma moral, las características del deber son :

1.         Lo debido es una acción voluntaria que el sujeto puede hacer y eventualmente, está libre de hacerlo.

2.         Cada vez que se tiene un deber se tiene, varias posibilidades de acción.

3.         Categoricidad e Incondicionalidad :

a.         Por que no está referido a las contingencias del deseo o conveniencia del sujeto.

b.         Por que es una exigencia que no varía de sujeto a sujeto.

4.         Es objetivo.

5.         Es impersonal no está sujeto a referido a una persona en particular.

6.         Es universal “dado que un acto es así tiene que serlo todas las personas que están en mi casa.

Simel menciona que los principios éticos materiales van a suprimir en favor de una actitud puramente funcional.

La vida creadora se realiza sólo en la incesante acción común de los factores, en el enfrentamiento de los principios objetivos y su estructura  universalmente válida en el individuo y su ley personal, para que estos no pasen de ser materiales de construcción o mejor dicho instrumentos y órganos. En esta antinomia ocurre la vida entre el ideal de la individualidad y el mundo objetivo se verifica un intercambio ininterrumpido. Todo  lo que se haga en el mundo está sujeto a las leyes de éste, y sus consecuencias, que hacen rebasar lo que se dicta en el interior, cada acto tiene un contenido que prescindiendo de cómo del interior puede captarse objetivamente.

1.6. ETICA MODERNA

1.6.1. Influencia

La ética moderna está muy influida por el psicoanálisis de Sigmund Freud y sus seguidores y las doctrinas conductistas basadas en los descubrimientos sobre estímulo-respuesta del fisiólogo ruso Iván Petróvich Pávlov. [7]

Freud atribuyó el problema del bien y del mal en cada individuo a la lucha entre el impulso del yo instintivo para satisfacer todos sus deseos y la necesidad del yo social de controlar o reprimir la mayoría de esos impulsos con el fin de que el individuo actúe dentro de la sociedad.

El conductismo, a través de la observación de los comportamientos animales, formuló una teoría según la cual la naturaleza humana podía ser variada, creando una serie de estímulos que facilitaran circunstancias favorables para respuestas sociales condicionadas.

 

1.6.2. Tendencias recientes de la ética

El filósofo británico Bertrand Russell marcó un cambio de rumbo en el pensamiento ético de las últimas décadas. Muy crítico con la moral convencional, reivindicó la idea de que los juicios morales expresan deseos individuales o hábitos aceptados. [8]

Los seres humanos completos participan en plenitud de la vida de la sociedad y expresan todo lo que concierne a su naturaleza. Algunos impulsos tienen que ser reprimidos en interés de la sociedad y otros en interés del desarrollo del individuo, pero el crecimiento natural interrumpido y la autorrealización de una persona son los factores que convierten una existencia en buena y una sociedad en una convivencia armoniosa.

 

1.6.3. Las teorías filosóficas del siglo XX

Varios filósofos del siglo XX, algunos de los cuales han asumido las teorías del existencialismo:

  • La elección ética individual lanzada por Kierkegaard y Nietzsche.
  • La orientación religiosa, filósofo ruso Nikolái Alexándrovich Berdiáiev, (que subrayó la libertad del espíritu individual)
  • La del filósofo austro-judío Martin Buber, que se ocupó de la moral de las relaciones entre individuos;
  • La del teólogo protestante germano-estadounidense Paul Tillich, que resaltó el valor de ser uno mismo,
  • La del filósofo y dramaturgo católico francés Gabriel Marcel y el filósofo y psiquiatra protestante alemán Karl Jaspers, ambos interesados en la unicidad del individuo y la importancia de la comunicación entre los individuos.
  • De los filósofos franceses Jacques Maritain y Étienne Gilson, que siguieron la línea marcada por santo Tomás de Aquino
  • Otros filósofos modernos no aceptan ninguna de las religiones tradicionales. El filósofo alemán Martin Heidegger mantenía que no existe ningún Dios, aunque alguno puede surgir en el futuro.

Los seres humanos, por lo tanto, se hallan solos en el Universo y tienen que adoptar y asumir sus decisiones éticas en la conciencia constante de la muerte. El filósofo y escritor francés Jean-Paul

1.6.4. Sartre y la muerte.

Sartre razonó su agnosticismo pero también resaltó la heideggeriana conciencia de la muerte. Sartre mantuvo que los individuos tienen la responsabilidad ética de comprometerse en las actividades sociales y políticas de su tiempo. El supuesto conflicto sobre la existencia de un Dios omnipresente, no revestía ningún sentido de trascendencia para el individuo, pues en nada afectaba a su compromiso con la libertad personal.

1.6.5. El empirismo o positivismo lógico

Una rama importante de la escuela no cognitiva defiende el empirismo o positivismo lógico, que cuestiona la validez de los planteamientos éticos que están comparados con enunciados de hecho o de lógica. Algunos empiristas lógicos afirman que los enunciados éticos sólo tienen significado emocional o persuasivo.[9]

1.6.6. La metafísica y la validez del pensamiento  en el siglo XX

En el siglo XX, la validez del pensamiento metafísico ha sido discutida por los positivistas lógicos y el llamado materialismo dialéctico de los marxistas. El principio básico que mantienen los positivistas lógicos es la teoría comprobable del significado. Según esta doctrina, un enunciado tiene significado real sólo si pasa la prueba de la observación.

Los positivistas lógicos afirman que expresiones metafísicas como “nada existe excepto partículas materiales” y “todo es parte de un espíritu que lo abarca todo” no pueden ser probadas siguiendo un procedimiento empírico. Por lo tanto, según la teoría comprobable del significado, estas expresiones no poseen significado real cognitivo, aunque pueden tener un significado emotivo importante para las esperanzas y sentimientos de los hombres.

Los materialistas dialécticos mantienen que la mente está condicionada por la realidad material y la refleja. Por lo tanto, las especulaciones que conciben que la mente tiene otra cosa que realidad material son ellas mismas irreales y sólo pueden producir engaño.

Los metafísicos responden a estas afirmaciones negando la adecuación de la teoría comprobable de los sentidos y de la percepción material como el patrón de la realidad. Mantienen que tanto el positivismo lógico como el materialismo dialéctico ocultan suposiciones metafísicas; por ejemplo, que todo es observable o por lo menos relacionado con algo observable y que la mente no tiene vida autónoma.

En el movimiento conocido como existencialismo, los pensadores han sostenido que las cuestiones de la naturaleza del ser y de las relaciones individuales con éste son muy importantes y significativas en términos de la vida humana. El estudio de estas cuestiones, por lo tanto, se considera válido con independencia de que sus resultados puedan ser o no verificados en un plano objetivo.

Desde 1950 los problemas de la metafísica analítica sistemática han sido estudiados por los británicos Stuart Newton Hampshire y Peter Frederick Strawson, el primero interesado, al igual que Spinoza, por la relación entre pensamiento y acción, y el segundo, del mismo modo que Kant, en describir las categorías más importantes de la experiencia tal y como es recogida en el lenguaje. En Estados Unidos la metafísica se ha estudiado más en consonancia con el espíritu del positivismo por Wilfred Stalker Sellars y Willard Van Orman Quine.  Sellars ha intentado expresar las cuestiones metafísicas en términos lingüísticos, y Quine plantea determinar si la estructura del lenguaje obliga al filósofo a afirmar la existencia de entidades cualesquiera que sean éstas y, si fuera así, de cualquier tipo. En estas nuevas formulaciones, la metafísica y la ontología siguen siendo vitales.

1.7. LA ETICA KANT

La influencia de fenómenos típicos de la modernidad: el desarrollo de la ciencia y de la técnica, la idea del progreso, la afirmación del individualismo y del racionalismo Burgués. Dentro de la época moderna esta la ética de Kant que la extensibilidad universal de la norma, su carácter genérico y no su contenido concreto, es lo que hace moral una conducta. [10]

Hay un evidente paraletismmo entre el apriosismo de Kant en su teoría del conocimiento puro y su formalismo y autonomismo éticos. Sheler pretende recoger la crítica Kantiana a los éticos tradicionales, intentando no obstante superarla.

Desde la última parte del siglo XIX se había venido elaborando este concepto, que ahora Scheler utiliza en su intento de fundamentación de la ética. Sartre afirma, no sólo que no existe Dios, sino que no existen  tampoco las normas ideales que deben guiar la existencia humana.

            La ética de Sartre no aparece como una ética absolutamente autónoma y de una manera aún más incisiva que en el esfuerzo de Kont. Para Santo Tomás, la conciencia de la dependencia de la vida humana respecto a sus estructuras económicas. En consecuencia, uno de los sentidos más operantes para una ética actual, lo constituye el compromiso del hombre.

1.7.1. Lo bueno como voluntad y el fordismo kantiano

            Lo bueno para una clase en una misma sociedad, no lo es para otra. Pero ello no significa que lo bueno pierda todo contenido objetivo pues cuando una clase social en su fase ascensional tiene intereses propios que se confunden con los del progreso histórico y social, su idea de lo bueno en contradicción con la de una clase social ya decadente que se aferra a su particularidad. Contribuye a una concepción mas universal de lo bueno aunque esta universalidad se presente todavía un tanto abstractamente como sucede con la buena voluntad en Kant. Lo bueno en este sentido resulta entonces mas provechoso para una moral universal humana que lo bueno en el sentido estrecho y limitado de la moral anterior, la esclavista o la moral feudal-aristocrática.

  • Lo bueno como buena voluntad (formalismo kantiano)
  • Kant considera que lo bueno ha sido sin algo incondicionado, sin restricción.
  • Lo bueno como felicidad entraña una bondad condicionada.
  • La lealtad mutua forma parte del código del honor.
  • La buena voluntad no se afecta por las circunstancias impidan que se cumple su propósito.
  • Es un deber nuestro cumplir con lo prometido.
  • Por su carácter abstracto, formal y universal de la buena voluntad es importante e infructuosa en el mundo concreto de los hombres.
  • La concepción kantiana nos da la buena voluntad, nos dice un concepto de lo bueno totalmente inasequible en este mundo real y por lo tanto inoperante para la regulación entre hombres.

q  Lo bueno como útil

  • Lo útil es la justificación para dispersar una falsa idea del utilitarismo.
  • Lo útil es una doctrina que concibe lo bueno.
  • Lo bueno es sólo lo que responde a un interés personal.
  • El utilitarismo sostiene que lo bueno es útil o beneficioso para el mayor número de hombres.
  • Lo útil se ve en la felicidad, el poder y riqueza.
  • El utilitarismo se hace una serie de objeciones y se refieren a su principio distributivo.
  • Benthan, el placer es únicamente bueno o útil.
  • Lo útil depende de las consecuencias y es bueno si tiene buena consecuencia independiente del motivo que impulsó a hacerlo.
  • Si el acto es beneficioso en consecuencia es útil.

1.7.2. La metafísica de Kant

Kant compaginó en su obra algunos de los puntos de vista más importantes y elaboró una filosofía crítica distinta, llamada trascendentalismo. Su filosofía es agnóstica en cuanto niega la posibilidad de un conocimiento estricto de la realidad última; es empírica en la medida en que afirma que todo conocimiento surge de la experiencia y es objeto de la experiencia real y posible; y es racionalista en tanto que mantiene el carácter a priori de los principios estructurales de este conocimiento empírico.

Esos principios se consideran necesarios y universales en su aplicación a la experiencia, ya que, según la idea de Kant, la mente aporta las formas y categorías arquetípicas (espacio, tiempo, causalidad, sustancia y relación) a sus sensaciones, y esas categorías son, desde una perspectiva lógica, anteriores a la experiencia, aunque sólo manifestadas en la experiencia.

Su lógica anterioridad a la experiencia hacen que estas categorías o principios estructurales sean trascendentales; trascienden toda experiencia, tanto la real como la posible. Aunque estos principios determinan toda experiencia, en ningún caso afectan a la naturaleza de las cosas en sí mismas. El conocimiento de que estos principios son las condiciones necesarias no tiene que considerarse, por lo tanto, como constitutivo de la revelación de las cosas tal y como son.

Este conocimiento trata de las cosas en la medida en que aparecen a la percepción humana o que puedan ser aprehendidas por los sentidos. El razonamiento mediante el cual Kant busca fijar los límites del conocimiento dentro del marco de la experiencia y demostrar así la incapacidad de la mente humana para llegar más allá de la experiencia sólo mediante el conocimiento en el terreno de la realidad última, constituye el rasgo crítico de su filosofía recogida en detalle en Crítica de la razón pura, Crítica de la razón práctica y Crítica del juicio. Por el argumento desarrollado en esta obra, Kant intentó también reconciliar ciencia y religión en un mundo de dos niveles, que incluyen los noumena, objetos concebidos por la razón aunque no percibidos por los sentidos, y los phenomena, las cosas tal y como aparecen a los sentidos y que son accesibles al estudio material.

Mantenía que, como Dios, la libertad y la inmortalidad humana son realidades noumenales, estos conceptos se asimilan a través de la fe moral en vez de a través del conocimiento científico. Con el continuo desarrollo de la ciencia, la expansión de la metafísica para englobar e integrar el conocimiento y los métodos científicos se convirtió en uno de los mayores objetivos de los metafísicos.

1.7.3. Metafísica a partir de Kant

Algunos de los seguidores más importantes de Kant, en especial Johann Gottlieb Fichte, Friedrich Schelling, Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Friedrich Schleiermacher negaron la crítica de Kant en las explicaciones a su metafísica trascendental y rechazaron el concepto kantiano de las cosas en sí mismas.

En síntesis, desarrollaron un idealismo absoluto en oposición al trascendentalismo crítico de Kant. Desde la formación de la hipótesis del idealismo absoluto, el desarrollo de la metafísica ha desembocado en muchas clases de teorías metafísicas al igual que existían en la filosofía prekantiana, a pesar de la opinión de Kant de que había fijado con carácter definitivo los límites de la especulación filosófica.

Entre estas últimas teorías metafísicas resalta el empirismo radical, o pragmatismo, una modalidad metafísica expuesta en Estados Unidos por Charles Sanders Peirce, desarrollada por William James y adaptada como instrumentalismo por John Dewey; el voluntarismo, cuyos mayores representantes son el filósofo alemán Arthur Schopenhauer y el filósofo estadounidense Josiah Royce; el fenomenalismo como queda presentado en los escritos del filósofo francés Auguste Comte y el filósofo británico Herbert Spencer; la evolución emergente, o evolución creativa, establecida por el filósofo francés Henri Bergson, y la filosofía del organismo, elaborada por el matemático y filósofo británico Alfred North Whitehead.

Las doctrinas más destacadas del pragmatismo consisten en que la función principal del pensamiento es guiar la acción, en que el significado de los conceptos tiene que buscarse en sus aplicaciones y en que la verdad tendría que comprobarse a través de los efectos prácticos de la idea; según el instrumentalismo, las ideas son instrumentos de acción y su verdad está determinada por su papel en la experiencia humana. En la teoría del voluntarismo, la voluntad queda presentada como la manifestación suprema de la realidad.

Los seguidores del fenomenalismo, llamados a veces positivistas, sostienen que cada cosa puede ser analizada en términos de acontecimientos reales o posibles, o fenómenos, y que lo que de esta forma no puede ser analizado no puede ser tampoco entendido.  En la evolución emergente o creativa, el proceso evolutivo se define como espontáneo e imprevisible en vez de determinado de manera mecanicista.  La filosofía del organismo combina el acento evolutivo en el proceso constante con la teoría metafísica de Dios, los objetos eternos y la creatividad.

1.7.4. LA NATURALEZA DE LO BUENO

Los hedonistas y endenonistas consideran que los hombres buscan el placer o la felicidad y justamente en estos bienes hacen consistir lo bueno. El formalismo kantiano apela a un hombre ideal, abstracto cuya “buena voluntad sería lo único verdaderamente bueno”.

Los utilitaristas ponen lo bueno y en la relación con los intereses del hombre con relación entre lo particular y lo general, (relación el individuo y la comunidad) y que varia con el tiempo y las diferentes sociedades. La felicidad de uno de los individuos o de un grupo social que sólo puede alcanzarse sobre la base de la infelicidad de los demás es inmoral.[11]

Lo bueno se da en una relación entre los intereses personales y colectivos. El egoísmo ético es una doctrina y una forma de comportarse sobre los intereses personales y los generales se escinden. Lo bueno sólo puede darse propiamente en la superación de la escisión entre individuo y comunidad. Lo bueno  no sólo es para uno, sino para un círculo inmediato de personas con cuyos interese se conjuga con uno propio.

Lo bueno puede darse cuando se trabaja o estudia no ya por móviles egoístas o estrictamente materiales, sino con la conciencia de que se presta un servicio a la comunidad. Lo bueno se da como la transformación de las condiciones sociales en que se asienta la infelicidad de la mayoría.

 

1.7.4.1. Según John Dewey

Entre otros filósofos modernos, como el estadounidense John Dewey, figuran los que se han interesado por el pensamiento ético desde el punto de vista del instrumentalismo. Según Dewey, el bien es aquello que ha sido elegido después de reflexionar tanto sobre el medio como sobre las probables consecuencias de llevar a cabo ese acto considerado bueno o un bien.

1.7.4.2. Según George Edward

La discusión contemporánea sobre la ética ha continuado con los escritos de George Edward Moore, en particular por los efectos de su Principia ética Moore mantuvo que los principios éticos son definibles en los términos de la palabra bueno, considerando que ‘la bondad’ es indefinible. Esto es así porque la bondad es una cualidad simple, no analizable.[12]

Los filósofos que no están de acuerdo con Moore en este sentido, y que creen que se puede analizar el bien, son llamados naturalistas. A Moore se le califica de intuicionista. Naturalistas e intuicionistas consideran los enunciados éticos como descriptivos del mundo, o sea, verdadero o falso. Los filósofos que difieren de esta posición pertenecen a una tercera escuela, no cognitiva, donde la ética no representa una forma de conocimiento y el lenguaje ético no es descriptivo.

1.7.5. El comportamiento cognitivo de la moral

Uno de los impedimentos fundamentales para un planteamiento integrado de la educación moral ha sido la virtual ausencia de un modelo globalizador de la persona moral en las ciencias sociales. Claro síntoma de ello es la desbordante confusión de la retórica. Tenemos educación moral, educación en valores, educación social, educación del carácter, educación democrática, etc.

Por ejemplo, Lickona titula su libro: «Educando el carácter», cuya primera parte trata el tema «Educando para formar valores y carácter», en el que se utilizan los términos «valores», «carácter», «valores morales», «educación moral», «educación en valores», «razonamiento moral», etc., a modo de sinónimos, ofreciendo escasa definición de los mismos. Ryan y Lickona en el párrafo inicial de Desarrollo del carácter en las escuelas y más allá de ellas, de Ryan y McLean, hacen uso de la siguiente terminología:

«La inquietud por los valores y la moral de los jóvenes es una preocupación permanente de los adultos. A lo largo de la historia conocida, esta preocupación sobre el carácter de las generaciones más jóvenes es evidente. Preocupación, no obstante, que nunca ha bastado para garantizar que los jóvenes posean este tipo de carácter que permita sostener al individuo y a la sociedad.

Algunas sociedades no han conseguido transmitir sus valores a los jóvenes». Como ya se ha observado, muy pocos autores intentan diferenciar analíticamente tales términos y pocos son los que intentan explicar el modo en que los utilizan. En la mayoría de las ocasiones se eligen al azar o por su impacto retórico. Se puede apreciar claramente el paralelismo con la parábola de los ciegos y el elefante.

Cada grupo ve el florecimiento de la moralidad en una esfera de confines reducidos, engloba modelos directamente dirigidos a tal esfera, aplica programas diseñados para influir en dicha esfera y utiliza diferentes criterios para seleccionar etiquetas para sus respectivas empresas. Quizá la Torre de Babel podría ser una metáfora más apta.

Lo que necesitamos es un examen más completo de la naturaleza de la persona moral, es decir, una anatomía moral. La crítica de Walker sobre la tendencia a basarse sólo en el modelo de desarrollo cognitivo de Kohlberg, podría aplicarse fácilmente a cualquiera de los demás modelos que hemos citado. «Pero resulta evidente que esta influencia omnipresente ha dado una visión más bien restringida del funcionamiento de lo moral, que ahora deberemos esforzarnos por superar.  Esta visión restringida del funcionamiento de lo moral surgió de la noción “ a priori” y por tanto restringida de la moralidad de Kohlberg (siguiendo con la tradición platónica y kantiana en la filosofía moral, que subraya la justicia y el individualismo), y de su paupérrima descripción del agente moral».

1.8. RELACIÓN DE LA ÉTICA CON OTRAS DISCIPLINAS

Ya que se tiene definido lo que es la Ética, ahora hay que decir lo que es la ética, o sea, aclarar los límites de esta ciencia y mostrar los terrenos más allá de sus fronteras.[13]

1.8.1. Relación de la Ética con la Psicología.

 La Psicología se parece a la Ética en cuanto a que también estudia los actos humanos, pero ésta los explica en el aspecto del hecho y la Ética solo se interesa en las normas de derecho de ese acto, es decir la psicología solo estudia el acto como objeto material, el por qué ocurre. La Ética en cambio estudia la bondad o maldad de dicho actos y dicta normas de cómo deben estos.

1.8.2. Relaciones entre la Ética y la Sociología.

 La sociología surgió en el siglo XIX gracias a las aportaciones de Augusto Comte y de Karl Marx. Estudia el comportamiento del hombre en forma global, es una ciencia de hechos, mientras que la Ética es una ciencia de derechos.

1.8.3. Relaciones entre la Ética y el Derecho.

El derecho es un conjunto de normas que rigen la conducta humana y en esto se parece a la Ética, sin embargo, difieren entre las normas propias de cada una. Existen cuatro diferencias principales:

Las normas de la Ética son autónomas (cada individuo debe darse sus normas propias) y las del Derecho son heterónomas (las normas provienen de una autoridad diferente al individuo).

Las normas de la Ética rigen aspectos internos y las del Derecho aspectos externos. Las normas de la Ética son unilaterales (el cumplir una norma no implica el surgimiento de un derecho o una obligación por parte de otras personas), y las del Derecho son bilaterales (una obligación implica un derecho y viceversa). Las normas de la Ética son incoercibles (aún cuando tienen un carácter obligatorio, generalmente no conllevan un castigo explícito en el caso de no cumplirlas) y las del Derecho son coercibles (la autoridad que ha establecido ciertas normas civiles, tiene la facultad de exigir el cumplimientos de ellas, y para llevar a cabo dicha tarea, impone vigilancia, fiscalización, sanciones, etc.).

1.8.4. Relaciones entre la Ética y la Economía.

 La Economía es la ciencia que trata de la producción, distribución y consumo de los bienes materiales. Sus temas son, el trabajo, la mercancía, el dinero, la ganancia, la utilización del trabajo, el comercio, etc. La Ética relacionada con esta ciencia en el aspecto de la vida del ser humano: su subsistencia, sus problemas pecuniarios, su lucha diaria por el alimento, la vivienda y la ropa. Todo esto está afectado por la explotación del asalariado, la injusticia en el pago de sueldos, la falta de higiene en las fábricas, la falta de esmero en el trabajo del obrero o la responsabilidad de los empleados. También como la Economía presenta un modelo ideal que hay que cumplir, como si fuera un proyecto que seguir como la ley de la oferta y la demanda- aquí entra también la Ética ya que en más de una ocasión el modelo económico es el relato de una serie de abusos, como suele ser en la ley citada anteriormente. Los dos modelos, el económico y el Ético tienen que ir entrelazados para así evitar la explotación del trabajador, la marginación del asalariado, la usura en los intereses cobrados a los países del Tercermundistas, la colonización del trabajo, la producción y el gobierno de los países débiles. En fin la Ética tiene mucho que hacer en el campo de la Economía.

1.8.5. Relaciones entre la Ética y la Pedagogía.

La Pedagogía es el estudio de la educación, el significado de la palabra educación proviene del vocablo educere, que significa conducir, guiar y también sacar hacia fuera, desarrollar lo que está implícito. También consiste en lograr que una persona haga, por sí misma, lo que debe hacer. En sí la educación es una disciplina que complementa a la Ética y viceversa. La Ética dicta que es lo que hay que hacer, en tanto que la educación muestra el modo en que podemos lograr lo propuesto por la ética. La educación es un arte en tanto que la Ética es una ciencia. De acuerdo a los diferentes significados que puede tener la educación se puede decir que:

Cuando educación significa conducir o guiar, la Ética muestra un modelo de conducta a seguir y la educación dice como conducir al niño dentro de ese modelo. Cuando educar significa saca hacia fuera, desarrollar lo que está implícito, se da a entender que el mismo educando (la persona a educar) es la causa principal de su educación, pues contiene en sí mismo las potencialidades que se van a actualizar. En este caso la Ética proporciona el modelo o guía de conducta humana buena, en tanto que la educación proporciona las reglas prácticas para enseñar u orientar al educando dentro de esa guía general.

Cuando educar significa lograr que una persona haga, por sí misma, lo que debe hacer, la educación dicta cómo se debe proceder con el educando a fin de lograr su autonomía, la madurez y la toma de responsabilidad por parte de éste. La Ética nos dice el qué hacer, mientras que la Pedagogía nos dice el cómo.

Educar es actuar de tal manera que el educando capte un sentido personal en la realización de valores, obligaciones y virtudes, los cuales constituye la Ética como un conjunto de principios y conceptos abstractos sin ninguna aplicación práctica.

1.8.6. Relaciones entre la Ética y la Metafísica.

 La Metafísica contiene el fundamento de toda ciencia; ella nos dice tienen tanta validez la matemática y la física, la Psicología y la Ética por supuesto. La Metafísica nos proporciona y explica nociones y conceptos indispensables para entender la Ética, tales como el de ser, bien, valor, acto, potencia, sustancia, accidente, materia, forma, etc. Mismo que nos sirve como instrumentos mentales para captar el fondo de la temática de la Ética. La relación Ética – Metafísica es la misma que la de ciencia y su fundamento definitivo.

1.8.7. Relaciones entre la Ética y la Teología.

La Teología en este caso la teología Moral trata de la valoración moral de los actos humanos, mismo tema que el de la Ética, pero esta última utiliza la razón como instrumentos de su estudio y la Teología Moral además de la razón utiliza los datos de la fe como la Biblia y fuentes afines.

1.8.8. Relaciones entre la Ética y la Religión.

 La religión es la relación entre el hombre y Dios. Es un contacto íntimo de la persona con un Ser infinito, del cual procede y ante el cual puede ponerse gratificante y reconfortante. La Ética se relaciona con la religión en la siguiente manera:

Una persona que mantiene un contacto íntimo con Dios, normalmente obtiene en ese contacto la guía personal de su conducta correcta, se contacta simultáneamente el Ser absoluto, el terreno de los valores y la fortaleza de conducirse en la vida cotidiana. La Religión institucionalizada contiene una serie de preceptos, la mayoría de ellos con un alto valor moral, como son la caridad, la humildad, el sentido comunitario, la compasión, la piedad, etc.

Es por esto qué la Ética y la Religión guardan una muy estrecha relación, pero la Ética científica y la filosófica procuran mantener su autonomía con respecto a las normas morales que pueden surgir, y de hecho han surgido, a partir de la Religión, sea esta última, una vivencia o una institución.

1.9. DIFERENCIA ENTRE ÉTICA Y MORAL

El uso de la palabra Ética y la palabra Moral está sujeto a diversos convencionalismos y que cada autor, época o corriente filosófica las utilizan de diversas maneras. Pero para poder distinguir será necesario nombrar las características de cada una de estas palabras así como sus semejanzas y diferencias.[14]

1.9.1. Características de la Moral.

La Moral es el hecho real que encontramos en todas las sociedades, es un conjunto de normas a saber que se transmiten de generación en generación, evolucionan a lo largo del tiempo y poseen fuertes diferencias con respecto a las normas de otra sociedad y de otra época histórica, estas normas se utilizan para orientar la conducta de los integrantes de esa sociedad.

1.9.2. Características de la Ética.

Es el hecho real que se da en la mentalidad de algunas personas, es un conjunto de normas a saber, principio y razones que un sujeto ha realizado y establecido como una línea directriz de su propia conducta.

1.9.3. Semejanzas y Diferencias entre Ética y Moral.

Los puntos en los que confluyen son los siguientes:

En los dos casos se trata de normas, percepciones, deber ser.

La Moral es un conjunto de normas que una sociedad se encarga de transmitir de generación en generación y la Ética es un conjunto de normas que un sujeto ha esclarecido y adoptado en su propia mentalidad.

Ahora los puntos en los que difieren son los siguientes:

  • La Moral tiene una base social, es un conjunto de normas establecidas en el seno de una sociedad y como tal, ejerce una influencia muy poderosa en la conducta de cada uno de sus integrantes. En cambio la Ética surge como tal en la interioridad de una persona, como resultado de su propia reflexión y su propia elección.
  • Una segunda diferencia es que la Moral es un conjunto de normas que actúan en la conducta desde el exterior o desde el inconsciente. En cambio la Ética influye en la conducta de una persona pero desde si misma conciencia y voluntad.
  • Una tercera diferencia es el carácter axiológico de la ética. En las normas morales impera el aspecto prescriptivo, legal, obligatorio, impositivo, coercitivo y punitivo. Es decir en las normas morales destaca la presión externa, en cambio en las normas éticas destaca la presión del valor captado y apreciado internamente como tal. El fundamento de la norma Ética es el valor, no el valor impuesto desde el exterior, sino el descubierto internamente en la reflexión de un sujeto.

Con lo anterior podemos decir existen tres niveles de distinción.

  • El primer nivel está en la Moral, o sea, en las normas cuyo origen es externo y tienen una acción impositiva en la mentalidad del sujeto.
  • El segundo es la Ética conceptual, que es el conjunto de normas que tienen un origen interno en la mentalidad de un sujeto, pueden coincidir o no con la moral recibida, pero su característica mayor es su carácter interno, personal, autónomo y fundamentante.
  • El tercer nivel es el de la Ética axiológica que es el conjunto de normas originadas en una persona a raíz de su reflexión sobre los valores.


CONCLUSIONES
  • La ética se ocupa de normar lo que los individuos deben hacer en su interacción social; es decir, indica qué es “lo bueno” y “lo malo” de las acciones humanas. Es objeto de la ética estudiar el carácter general de las normas de conducta y de las elecciones morales concretas que el individuo hace en su relación con los demás.
  • A la filosofía le interesa investigar acerca de cómo se manifiestan los juicios de valor y qué significado se le otorga a los mismos en el contexto social. La importancia científica de la ética trasciende los límites filosóficos y se proyecta en todos los planos y dimensiones del quehacer humano: educativo, social, cultural, económico, político. La duda acerca de qué debemos entender por justicia, violencia, libertad o igualdad, dependerá de cómo los individuos interpretan el significado de tales conceptos o ideas en su respectivo entorno.
  • La ética, ajusta su visión en función de la interpretación de la realidad de cada quien. Esto la coloca en una plataforma de relativismo, que es criticada severamente por los defensores de la moral tradicional
  • La Filosofía ante todo, por ser una actividad propia y exclusiva del hombre por su razón debe ser un hecho que le lleve al perfeccionamiento personal y en este caso sí le sea útil, creo que la Filosofía si debe de buscar el pragmatismo y el ser útil en la práctica, ya que esto hará de la filosofía un saber más enriquecedor que trascienda las fronteras de la teoría, sin dejar el mundo del deber ser que como sabemos no siempre se encuentra en la práctica.
  • La búsqueda de la verdad debe de ser un acontecimiento relevante en cada instante en la vida del hombre y obviamente, para buscarla y encontrarla el hombre puede y debe hacer uso de sus potencialidades para llegar a ella, entre estas herramientas está la Filosofía como actividad, de aquí puedo encontrar el sentido de la actividad del filósofo. Todos los seres humanos ya sea en menor o mayor medida debemos de desarrollar esta actividad exclusiva en nosotros con el fin de la verdad


INTRODUCCIÓN

La palabra ética viene del griego ethos, que significa costumbre y la palabra moral viene del latín mos, moris que también significa costumbre. Por lo tanto como ya se mencionó en capítulo anterior ética y moral etimológicamente significan lo mismo. Las dos palabras se refieren a las costumbres. La Ética también es una ciencia normativa ya que estudia lo que es normal, pero no lo normal de hecho, que es lo que suele suceder, sino lo normal de derecho, o sea lo que debería suceder, por lo tanto la Ética es una ciencia que estudia lo normal de derecho. Entonces podemos decir que se está actuando de un modo ético cuando en esta conducta lo normal de hecho coincide con lo normal de derecho.

Kant mencionaba que el imperativo categórico, no pretende ser otra cosa  que la fórmula ilumina de pronto a esa conciencia en su profundidad metafísica y le presta una dignidad elevada por encima de cualquier  otro valor; Sólo esta fórmula confiere a la vida, junto a la conciencia, su forma nítidamente perfilada. Kant compaginó en su obra algunos de los puntos de vista más importantes y elaboró una filosofía crítica distinta, llamada trascendentalismo. Su filosofía es agnóstica en cuanto niega la posibilidad de un conocimiento estricto de la realidad última; es empírica en la medida en que afirma que todo conocimiento surge de la experiencia y es objeto de la experiencia real y posible; y es racionalista en tanto que mantiene el carácter a priori de los principios estructurales de este conocimiento empírico.

La Ética al pertenecer a la Filosofía, participa de las características de esta disciplina y la coloca en un puesto más relevante debido a que le interesa el estudio de la esencia de los actos humanos, o sea, trata de esclarecer cuáles son las características propias de todo acto humano, una de ella es la libertad, sin ella no hay acto humano sino acto del hombre, la condición indispensable de un valor moral es el acto humano, es decir, un acto ejecutado libremente.

BIBLIOGRAFIA

  • Singer, Peter, Medios y fines, en “Etica práctica”, Cambridge University Press, 1995.
  • Diccionario de la Lengua Española.
  • El libro de la virtudes, Javier Vergara Editor, Buenos Aires, 1995.
  • Platón, Diálogos, Porrúa, México, 1976.
  • Fundamentos de Filosofía, Madrid 1986
  • Las Virtudes Fundamentales, Josef Pieper, Ed. Rialp, Madrid, 1988.

q  Filosofía Cristiana, José M. De Torre, Ediciones Palabra, S.A.,Madrid, 1982.

  • Cortina, Adela y Martínez, Emilio, Cap. III.4.4 – El formalismo dialógico: las éticas procedimentales, en “Etica”, Madrid, Akal, 1996.
  • Habermas, Jürgen, ¿Afectan las objeciones de Hegel contra Kant también a la ética del discurso?, en “Aclaraciones a la ética del dicurso”, Madrid, Trotta, 2000.
  • Walzer, Michael, Tres senderos de la filosofía moral, en “Interpretación y crítica social”, Buenos Aires, Nueva Visión, 1993.
  • Sasso, Javier, Problemas actuales de la ética, en Filosofía y Ciencias Sociales, Problemas teóricos y metodológicos, N° 6. Oficina Latinoamericana de Investigaciones jurídicas y sociales. Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela, 1982.

[1] Singer, Peter, Medios y fines, en “Etica práctica”, Cambridge University Press, 1995.

[2] Diccionario de la Lengua Española.

[3] Cortina, Adela y Martínez, Emilio, Cap. III.4.4 – El formalismo dialógico: las éticas procedimentales, en “Etica”, Madrid, Akal, 1996.

[4] Walzer, Michael, Tres senderos de la filosofía moral, en “Interpretación y crítica social”, Buenos Aires, Nueva Visión, 1993.

[5] Habermas, Jürgen, ¿Afectan las objeciones de Hegel contra Kant también a la ética del discurso?, en “Aclaraciones a la ética del dicurso”, Madrid, Trotta, 2000.

[6] Sasso, Javier, Problemas actuales de la ética, en Filosofía y Ciencias Sociales, Problemas teóricos y metodológicos, N° 6. Oficina Latinoamericana de Investigaciones jurídicas y sociales. Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela, 1982.

[7] Cohen, Gerald, Igualdad. Del hecho a la norma, en “Si eres igualitarista, ¿Cómo es que eres tan rico?”, Barcelona, Paidós, 2001.

[8] Lipovestsky, Gilles, El crepúsculo del deber. La ética indolora de los nuevos tiempos democráticos, Barcelona, Anagrama, 1994, “Presentación”.

[9] Castoriadis, Cornelius, La ética como encubrimiento, en “El ascenso de la insignificancia”, Madrid, Cátedra, 1998.

[10] Habermas, Jürgen, ¿Afectan las objeciones de Hegel contra Kant también a la ética del discurso?, en “Aclaraciones a la ética del dicurso”, Madrid, Trotta, 2000.

[11] Singer, Peter, Medios y fines, en “Etica práctica”, Cambridge University Press, 1995.

[12] Diccionario de la Lengua Española.

[13] El libro de la virtudes, Javier Vergara Editor, Buenos Aires, 1995.

[14] Platón, Diálogos, Porrúa, México, 1976.