METODOLOGÍA DE CLASIFICACIÓN DE RIESGO DE TÍTULOS DE DEUDA

METODOLOGÍA DE CLASIFICACIÓN DE RIESGO DE TÍTULOS DE DEUDA
Noviembre 2, 2019 No Comments ECONOMÍA, FINANZAS, PUBLICACIONES, TEMAS, TESIS admin
Compartir

METODOLOGÍA DE CLASIFICACIÓN DE RIESGO DE TÍTULOS DE DEUDA EMITIDOS POR EMPRESAS CONSTITUIDAS EN EL EXTERIOR ESQUEMA GENERAL DE LA CLASIFICACIÓN

 

CLASIFICACIÓN FINAL DEL INSTRUMENTO

Definición: Corresponde a la clasificación de riesgo internacional del instrumento en las categorías y subcategorías definidas en la simbología.

Componentes: – Clasificación local del instrumento.
– Riesgo Soberano.

Para ratings internacionales de instrumentos emitidos por empresas constituidas en el exterior que tengan de manera habitual más del 75% de sus activos y/o ingresos situados o generados en el país, el rating soberano forma un tope, el cual los emisores locales no pueden superar (Techo Soberano). Lo anterior es en mérito a que el gobierno tiene el poder legal para aplicar controles de cambio a sus residentes, monopolizando la disponibilidad de la moneda extranjera de todas las entidades de su territorio. Lo anterior implica un riesgo de transferencia -riesgo que la moneda local no pueda ser convertida en la moneda extranjera necesaria para servir oportunamente obligaciones en moneda extranjera-.

En el caso que la empresa extranjera se ubique en un país de mayor riesgo que el que se ubican sus fuentes de ingresos y/o activos, el riesgo soberano que se utilizará como techo soberano será el de mayor riesgo.

Excepcionalmente, la clasificación de este tipo de instrumento podrá superar el riesgo soberano cuando se trate de empresas cuyos flujos de caja no se verían directamente afectados ante el evento de incumplimiento por parte del estado; o cuando el emisor posea activos suficientes en países de menor riesgo que le permitan cancelar sus obligaciones oportunamente, independiente de los flujos propios del país en que se concentran sus activos.

 

  1. CLASIFICACIÓN LOCAL DEL INSTRUMENTO

Para estos efectos se considerarán los procedimientos registrados por esta Clasificadora para los diferentes instrumentos, e independientes del riesgo soberano propio del país en que se generan los recursos para cancelar estas obligaciones.

 

  1. RIESGO SOBERANO

Corresponde a la capacidad de un país para cancelar sus obligaciones oportunamente, la cual está asociada a la habilidad del país para generar las divisas necesarias para cumplir oportunamente con sus obligaciones. (Clasificación de riesgo soberano en moneda extranjera).

Para el caso de obligaciones en su propia moneda, el país mantiene el derecho de imprimir su propio dinero, por lo que el incumplimiento o grado de riesgo está en parte asociado a la decisión del gobierno de crear dinero desgastando el valor de sus obligaciones mediante la inflación. (Clasificación de riesgo soberano en moneda local).

Por lo anterior, la clasificación de deuda soberana emitida en moneda nacional gozará de un rating de menor riesgo que la emitida en moneda extranjera.

Apoyo & Asociados Internacionales S.A.C. (AAI) se basará en las clasificaciones que internacionalmente otorgue a determinado país su socio internacional Fitch IBCA o, en su defecto, por otras agencias internacionales de riesgo reconocidas como Nationalities Recognized Statistical Ratings Organizations (NRSRO) por la Securities and Exchange Comission (SEC).

Para el caso que AAI no concuerde con los ratings antes señalados, ésta podrá realizar su propia clasificación de riesgo soberano en función de los siguientes parámetros:

 

2.1. Análisis de la situación política:

Este análisis también abarca ejercicios económicos convencionales, cayendo particularmente en la experiencia del Fondo Monetario Internacional en el transcurso de muchos años, para calificar los tramos de ahorros nacionales brutos e inversión y sus implicancias para la cuenta corriente de la balanza de pagos. Para un entendimiento correcto, son particularmente esenciales las entrevistas con los creadores de las políticas monetaria y fiscal, las cuales suelen ser los mejores indicadores de la situación actual en el servicio de la deuda.

Se analizará el déficit fiscal separando los componentes cíclicos y estructurales de los requerimientos de préstamos del sector público y así determinar si el déficit del sector público es compatible con el desarrollo económico del país.

Es importante constatar que los políticos vengan cumpliendo con las medidas económicos adoptadas en su plan de gobierno. Es de mucha preocupación,aquellos países en donde haya clara evidencia de iniciativas políticas que fueran anunciadas pero nunca implementadas.

El análisis de la situación política de un país no se limita a los indicadores financieros: una reducción en la inflación y en el déficit de la cuenta corriente a costa de un mayor desempleo, no calificaría tan alto como una política que viene abordando los requerimientos del balance interno, así como del balance externo y estabilización financiera. Cuatro indicadores se deben considerar conjuntamente: crecimiento, inflación, balance externo y nivel de desempleo. Es importante no sólo la política de estabilización que viene aplicando el gobierno sino también sus intenciones para mejorar las características estructurales de la economía.

El análisis de las políticas estructurales toma en cuenta la tasa de crecimiento de la población; la distribución de edades de la población; la escala de las diferencias en niveles de productividad entre diferentes sectores de la economía, particularmente agricultura e industria; el grado de urbanización de la economía; y lo efectivo del sistema educacional, con el fin de obtener una alta proporción de la población con educación secundaria así como universitaria y en garantizar una calidad razonable.

También se evalúa la competencia de la maquinaria administrativa del país; las habilidades de los dirigentes políticos en tratar el tema de la deuda externa de una manera que demuestre el entendimiento de la naturaleza de los mercados mundiales y el deseo de un programa de amortización regular y ordenado; es importante asimismo, la experiencia pasada de las autoridades en el manejo de las crisis de liquidez que puedan haber surgido.

Internamente, se evalúa si la instalación política -ya sea democracia liberal o gobierno militar– es durable y estable. Juzgamos un régimen sobre la base de la historia y tradiciones del mismo país. Examinamos si sus líderes son capaces de influir en la opinión pública aún para medidas no populares. ¿Son ellos capaces para comunicar sus preocupaciones, y acaso los grupos importantes de la sociedad entienden los problemas y objetivos del gobierno? También examinamos la existencia de tensiones políticas y sociales ya sea en el medio económico, social, étnico o religioso.

Externamente, el riesgo clave para países es la guerra o la eminencia de una guerra. Para la mayoría de los países, los riesgos de guerra son bajos. Pero hay algunos países que reconocen la existencia de un conflicto potencial gastando una parte substancial del ingreso nacional en defensa. Para otros, algún riesgo potencial puede ser captado por el gasto militar de los vecinos. Al evaluar el riesgo, tomamos en cuenta las políticas de los vecinos y las actitudes de grandes poderes frente a cualquier conflicto potencial. Tal como los ratios de liquidez y económicos, el riesgo de guerra puede ser suficiente para reducir significativamente el rating de un país.

Nuestra percepción de los riesgos involucrados en un país es mejorada marcadamente, en particular, por el trabajo de acuerdos internacionales aunque no involucren formalmente garantías de soporte mutuo en el sentido económico o militar. Donde haya entendimientos más cercanos sobre soporte -por ejemplo, las líneas de crédito en el mecanismo de la tasa de cambio europea o una sana relación con el Fondo Monetario Internacional– el país tendrá consideraciones especiales debido a ello.

 

2.2. Análisis de la situación económica:

Se evalúa indicadores como los ratios de deuda a exportaciones y deuda a Producto Bruto Interno (PBI), como una medida de la habilidad actual y proyectada para servir la deuda. Se evalúa el servicio de la deuda y pago de intereses con relación al nivel de exportaciones; el balance fiscal y el crecimiento de los agregados monetarios; el tamaño y naturaleza de las reservas internacionales netas; etc.

Asimismo, se tomará en cuenta la distribución de ingreso, el crecimiento y nivel de estándar de vida, como una medida de dinamismo económico y como un indicador de la habilidad del país para hacer sacrificios si la necesidad lo amerita. Altos ingresos dan a los países un colchón en tiempos de adversidad, permitiendo un ajuste de la demanda, recorte de las importaciones y una rápida generación de divisas.

Se hace un análisis de los sectores comerciales el cual incluye una revisión del grado de competencia del precio y producto; diversidad geográfica de los mercados; y diversidad sectorial de las exportaciones entre productos primarios y manufactureros. Evidencias de un crecimiento fuerte, un sector comercial competitivo y diversificado, capaz de mantenerse e incluso expandir sus operaciones, son claves para la generación de divisas.

También se evaluará la apertura de la economía a influencias internacionales e innovaciones. Una política de comercio abierta tiende a ir de la mano con industrias competitivas, ya que compañías protegidas detrás de barreras con altas tarifas tienden a ser ineficientes. Y cuando aquellas industrias protegidas son competitivas, van normalmente a preferir vender en el mercado local por los mayores precios que pueden alcanzar en éste que en los mercados extranjeros.

Apertura a la inversión –el trato de inversión directa extranjera y la repatriación de ganancias y dividendos– es también un factor positivo en la calificación del potencial de crecimiento del país y por ello su capacidad para servir la deuda. Otros factores son la productividad no sólo en los sectores comerciales (como manufactura) sino también en servicios, ya que esto ayudaría a determinar la eficiencia con la cual el negocio puede ser conducido a través de la economía.

El nivel de inversión como porcentaje del PBI es un importante indicador de la salud y vitalidad económica, y se evalúa si la inversión ha sido hecha en actividades que pueden generar y/o ahorrar divisas.

 

2.3. Análisis de sensibilidad:

En el análisis de sensibilidad se examina cómo el país puede reaccionar frente a shocks económicos internacionales con el fin de darnos una idea de cuan fuerte es la economía y la política frente a los eventos inesperados.

Los escenarios pueden cambiar dependiendo de la estructura particular de la economía; sin embargo, el escenario estándar incluye recesión mundial, tasas mundiales reales de interés altas, y un colapso de precios. La exploración de estos escenarios nos permite evaluar cuan apropiados son los diferentes niveles de deuda para diferentes economías: una economía altamente flexible con la capacidad probada para ajustarse rápido a cambios en su entorno internacional puede ser capaz de afrontar una deuda significativamente más alta con relación a las exportaciones y PBI, que otras.

Al analizar la reacción del país a shocks y su flexibilidad potencial, es particularmente importante examinar sus instituciones de mercado laboral y si es que existe de alguna forma una seguridad social. La inflexibilidad del mercado laboral, causada por un movimiento sindical, puede incrementar la necesidad del país para que los flujos de capital extranjero cubran cualquier déficit en la cuenta corriente. También puede haber un alza en tensiones sociales o un incremento en la carga pública como el desempleo. 

Tags
About The Author